Guillermo Hermoso de Mendoza a hombros en Santander

Guillermo H. de Mendoza sale a hombros gracias a un rejonazo, mientras que Leonardo corta una oreja y Sergio Galán se va de vacío tocándole el peor lote.

Sergio Galán: algo paradito salió el abreplaza que espabiló tras el primer rejón de castigo. El segundo no fue lucido. Dos banderillas colocó yendo al encuentro de frente y otras dos arrancándose cerca del astado. Posteriormente las tres cortas con suerte desigual. Flojo el Benítez Cubero puso alguna dificultad para entrar a matar, necesitando varios golpes de verduguillo. Total declaración de intenciones de Sergio al irse a la misma puerta de toriles a recibir a su segundo. A este también le colocó dos de castigo. Nuevamente tiró de clasicismo con la misma poca repercusión en el público que en el anterior, por lo que tiró de algunas florituras para poner tres banderillas que encendieron al respetable, destacando la última quebrando en la misma cara del toro. Finalizó con un par de rosas. Medio rejón algo contrario.

Leonardo Hernández: con más brío apareció el segundo, llevándolo Leonardo muy pegado a la cola. Le quiso conservar poniéndole un solo rejón de castigo con criterio pues luego dobló las manos. Cuatro banderillas en lo alto con dos cabalgaduras llevando siempre muy toreado al burel. Un par más a dos manos y una corta al violín para rematar. El rejón contrario le hizo usar el descabello. Con patas salió el que hacía quinto, cuyas hechuras y movilidad no indicaba el peso de la tablilla, más de 660 kilos. Hasta una vuelta entera a la plaza le llevó Leonardo pegado a la cola que tras poner la primera banderilla repitió la acción. Eso provocó que el público solicitara música y la banda, obediente, se arrancó con el pasodoble. Piruetas en la cara del toro tras cada colocación y previo al par a dos manos. Acabó con dos cortas al violín. Lo finiquitó de medio rejón al que ayudó la rueda hecha por los subalternos.

Guillermo Hermoso de Mendoza: puso el único rejón de castigo algo bajo y trasero. Tras cada banderillas encelaba al burel ofreciéndole constantemente ambos lados del caballo. Posteriormente otra por los adentros. Remató con dos rosas muy separadas y un par a dos manos. Mal con el rejón de muerte, con varios pinchazos y más las veces para entrar a matar. Rejón de castigo algo defectuoso al cierraplaza. Un toro que se quedaba parado en el momento final de ir a ponerle las banderillas. Tres cortas en segundos enalteció al tendido. Lo pasaportó de un rejonazo.

Plaza de toros de Santander (2ª categoría), 6ª de abono. Casi lleno. Ganadería Benítez Cubero y Pallarés (5°): de desigual presentación y aceptable juego, peores 1° y 4°

Sergio Galán, silencio y vuelta al ruedo.

Leonardo Hernández, ovación y oreja.

Guillermo Hermoso de Mendoza, ovación y dos orejas.

Crónica: Fiesta Nacional