Alejandro Talavante quinto torero de este siglo en abrir la puerta grande de Visita Alegre

Alejandro Talavante se ha convertido en el quinto torero de este siglo que corta dos orejas a un toro en Bilbao. Por su parte se fueron de vacío El Juli, gracias una vez más a Matías, y Tomás Rufo que le tocó el peor lote.

 

El Juli: muy aplaudida fue la salida del abreplaza al que el Juli lo capoteó con delicadeza. Quite por chicuelinas y remate a una mano de Talavante. Saludó tras parear Curro Javier. La primera tanda a Mediterráneo fueron de uno en uno. El diestro lo siguió tratando suavemente con la franela. Por el pitón izquierdo iba andando y se quedaba a mitad del viaje parado. Por lo que volvió al toreo en redondo donde dio una serie algo más sentida. Faena muy medida rematada con una entera algo trasera. No caló el recibimiento a su segundo. Lo que sí sucedió con los lances tras la vara. Talavante realizó quite por verónicas sin repercusión. Genuflexo por bajo en los medios el Juli empezó sometiendo a Pecador. Mostró dominio el madrileño por ambas manos ante un soso astado. Estuvo por encima de él al que le buscó lo que pudiera tener para sacárselo. Lo pasaportó con una gran estocada. Matías volvió a lo suyo y le negó la oreja.

Alejandro Talavante: no terminó de lucirse del todo durante el saludo capotero a su primero. Sentido y candentes las verónicas del quite de Tomás Rufo. Comienzo genuflexo conla muleta. Ganas de Talavante de agradar desde el principio y de sentirse, con tandas en redondo templadas llevando la tela a media altura para que Anzuelo no doblara las manos. Toro noble, humillador y repetidor al que el diestro le dio unas primorosas verónicas a base de temple, largura y ligazón. El diestro puso la chispa de emoción que le faltó al de Domingo Hernández.  En el toreo en redondo también brillo, siendo limpias casi todas las series. Terminó por gustarse y finalizar con unos pases toreros y artísticos. Lo despachó de una estoconazo. A medias se quedó el saludo al quinto. Saludaron tras parear Miguelín Murillo y Manu Izquierdo. Sin probaturas comenzó con la izquierda. Pareció acusar al igual que el anterior sus mucho kilos y el pacense cambió de manos. Un acierto, por cuanto Vicario respondía mejor. Dos tandas en redondo profundas llegando a los tendidos. Luego no duró mucho más. Talavante de nuevo por encima de su oponente. Se echó encima para matarlo.

Tomás Rufo: hasta los medios se llevó a su primero por verónicas con el remate a una mano. Con mucha torería inició el último tercio. A pesar de la embestida franca de Arrocero no tuvo fuerzas y fue muy a menos, apagándose pronto. Rufo que puso de su parte le dio tiempos pero no resultó muy fructífero. Así que se quedó con las ganas de poder hacer faena. Frío recibimiento al cierraplaza. Galleando por chicuelinas quiso ponerlo en el caballo. Como en el anterior buen par de Fernando Sánchez. Gracias a los tiempos y distancias que Rufo dio a Pisaverde logró series que parecían no haber, aunque con poca transmisión y nula emoción. Faena con más pena que gloria rematada al segundo intento con el acero.

 

Plaza de toros de Bilbao (1ª), 5ª de abono de las Corridas Generales: Media plaza de entrada. Ganadería de Domingo Hernández: buena y desigual presentación y juego. Pitado al arrastre primero y sexto. Aplaudido el segundo.

El Juli: aplausos y saludo tras petición.

Alejandro Talavante: dos orejas y saludo.

Tomás Rufo: saludo y silencio.

Crónica: Fiesta Nacional.