Ginés Marín se lleva la tarde de la cuarta de abono de las Corridas Generales

Ginés Marín corta la única oreja de la tarde con un dispar encierro de Garcigrande. Se fueron de vacío Perera, que estuvo solvente y dominador, y Ángel Téllez, que se empeña en imponer su toreo a todos los toros.

 

Miguel Ángel Perera: suaves verónicas y la media para recibir al abreplaza. Efectuó el quite por ajustadas chicuelinas. Saludó tras parear Curro Javier. El astado tuvo en ese tercio una embestida descompuesta. Empezó por bajo rodilla en tierra Perera y Siciliano amagó con rajarse. Desde el principio supo embarcarlo y planteó una faena por ambas manos de templanza, con una muleta siempre cosida al hocico del astado y sin permitir que se la tocará. Mucho poder y mando del diestro con tandas largas y pasándoselo cerca. Nobleza, repetición y humillación del Garcigrande aprovechada por Perera. Acabó con él al segundo intento. Las patas por delante echaba en el capote de Perera el cuarto. A pesar de que las acometidas de Majadero no fueron como la del resto de sus hermanos, el de la Puebla del Prior supo hacerse con él. No transmitía nada pero el diestro se esforzó en sacar series limpias. Lo despachó de una espada rinconera.

Ginés Marín: no pudo lucirse con el capote para saludar a su primero. Quite por chicuelinas de Ángel Téllez que fue arrollado sin consecuencias al término del mismo. A pies juntos comenzó Ginés la faena de muleta. Lo mejor vino en las tandas en redondo. Sometiéndolo, llevándolo largo y templado. Al natural también lo probó pero las embestidas de Delineador fueron más desagradecidas. Se tiró para matarlo cobrando una casi entera, necesitando el uso del verduguillo. Matías más severo que otras tardes le negó la oreja. Blandeó a la salida el que hizo quinto y Ginés no pudo lucirse con este tampoco capote en mano. No perdona en esta ocasión tampoco Ángel Téllez el quite, que realiza por delantales. Saludó Antonio Manuel Punta tras parear. Durante el tercio Pupilo volvió a perder las manos. Acusó los muchos kilos que tenía el astado.  Aprovechó el torero que el astado era repetidor y metía la cabeza para hacer faena, con meritorios naturales. Metiéndose el respetable de lleno en la lidia con unas tandas en redondo de alto nivel. Lo entendió Ginés y lo exprimió al máximo sacándole todo y no dejándose él nada tampoco. Estoconazo para pasaportarlo.

Ángel Téllez: abanta fue la salida de su primero al que no consiguió fijar con el capote. Buscó tablas Fantasmón en el tercio de varas y no evitaron que recibiera una primera puya por el que guardaba puerta. Descompuesto resultó el tercio de banderillas. El astado desde el principio quería irse a tablas y Téllez no se impuso lo suficiente, dejándole hacer, sin someterlo. No le obligó y por tanto no hubo ligazón ni emoción. Tuvo que descabellar. Un tanto incierta la salida del cierraplaza plaza. Con doblones y un par de pases de la firma comenzó el último tercio. Luego otro tanto de lo mismo de su anterior, se empeña en imponer su concepto del toreo a todos los toros y como eso no es así el resultado final deja mucho que desear satisfactoriamente hablando. Teniendo un astado que pudo haber dado más de sí. Lo finiquita de una entera caída.

 

Plaza de toros de Bilbao (1ª), 4ª de abono de las Corridas Generales: Un tercio de entrada. Ganadería de Garcigrande: buena presentación y desigual juego. Destacando los dos primeros. Aplaudidos al arrastre primero, segundo y quinto. Pitado el tercero. Más de dos horas y media de festejo.

Miguel Ángel Perera: saludo y palmas.

Ginés Marín: vuelta al ruedo y oreja.

Ángel Téllez: saludo y saludo.

Crónica: Fiesta Nacional.