Triunfo con sangre de Roca Rey que corta tres orejas en Bilbao

Roca Rey abre la puerta grande de Vista Alegre cortando tres orejas a base de valor, sangre y algo de buen toreo. Por su parte Manzanares se va de vacío, igual que El Juli cuya espada le privó de tocar pelo.

 

El Juli: recibió con despaciosidad capotera al abreplaza. Con mucha suavidad lo trató en el tanteo inicial de muleta. El Juli tan solo se pudo justificar ante un Victoriano del Río sin sangre alguna. Frenoso no dijo absolutamente nada, con clara evidencia de falta de casi todo. Escuchó un aviso tras media espada algo tendida. Frío resultó el recibimiento a su segundo. Genuflexo el Juli empezó el último tercio. Embestida algo incierta la de Cantapajaros. Echando la cara arriba al final del embite. El malagueño le pudo en unas reposadas y sentidas tandas de naturales bajo la lluvia. Después vino series alternas por ambos pitones con un Juli dominador, templando y embarcando al astado largo. Sin suerte con la espada.

Jose María Manzanares: mostró flojedad su primero, que metía bien la cabeza, y no sería por sus muchos kilos, pues era lo contrario. Tardó Manzanares en cogerle el hilo a Estirado, hasta que llegó una templada tanda en redondo. Después vino una al natural con menos profundidad. Dio la sensación de que pudo haber sacado más y mejor del astado, no faltando el darle pico al mismo. Pinchazo hondo antes de una casi entera tras aviso. No se definió el quinto de la tarde en el capote de Manzanares. Empujó en la primera vara estando a punto de derribar al picador que lo cogió perfectamente y midió la segunda puya. Cuando le cogió el pulso el alicantino no pudo cuajar una faena, faltando limpieza en muchos pases, teniendo que rectificar posición y terminando aburriendo al animal. Dejó una entera y eficiente espada tras aviso.

Roca Rey: su primero fue devuelto y en su lugar salió el primero sobrero de la misma ganadería, al que saludó Roca Rey en los medios. Recibió la primera puya sin estar colocado el picador y luego una segunda arrancándose el toro sin haberse puesto en suerte. Viruta y Algaba saludaron tras parear. Por estatutarios fue el comienzo del último tercio, no faltando el pase por detrás. Ya en los medios lo entendió por el pitón derecho. Por el izquierdo Jabaleño protestaba, así que Roca Rey volvió a diestra. Mas las embestidas ya no fueron las mismas que al principio y hubo de ir a por la tizona. El epílogo por bernardinas, siendo cogido cuando intentaba cambiar el pase, tras el cual volvió a repetir entre el delirio del respetable. Estoconazo para despacharlo. Fortísima bronca a Matías por no concederle la segunda oreja. Ovacionado y coreado su nombre por toda la plaza cuando salió de la enfermería. Verónicas de gusto a compás abierto y la media en el centro del ruedo para recibir al cierraplaza. Obligados a saludar Chacón y Algaba tras poner las frías. Inicio con el pase cambiado de espaldas citando desde los medios de rodillas, desarmándolo a la primera y haciendo por él. Repite de nuevo pero de pie y con mejor resultado. A partir de ahí un Roca Rey asentado, sin dejar de confiarse lo más mínimo. Como así ocurrió posteriormente siendo arrollado. Valor tiene por toneladas el peruano y a veces también toreo, que sabe hacerlo. Con un público totalmente entregado a él desde que prácticamente empezó el paseíllo. Ligó tandas limpias y serías en una medida faena. Quiso asegurar el triunfo y se volcó para matar.

 

Plaza de toros de Bilbao (1ª), 6ª de abono de las Corridas Generales: Más de tres cuartos de entrada. Ganadería de Victoriano del Río: desigual de presentación y justa algunos, también de desigual juego con poca raza y casta. 3° bis. Aplaudidos al arrastre segundo, cuarto y sexto. Más de dos horas y media de festejo.

El Juli: saludo y saludo.

Jose María Manzanares: saludo y saludo.

Roca Rey: oreja con fuerte petición de la segunda y dos orejas.

Crónica: Fiesta Nacional.