Tomás Rufo sale a hombros en su debut en Huesca acompañado de Perera que cortó tres orejas

Tomás Rufo, en su debut, y Miguel Ángel Perera, que cortó tres orejas, salieron a hombros en la cuarta del abono de la Feria de la Albahaca de Huesca. Con un Juli que cortó otro apéndice y perdió la puerta grande por la espada. Tarde con más toreros que toros.

 

El Juli: verónicas suaves y manos bajas para recibir al abreplaza. Quitó por chicuelinas y remate a una mano. Cuidando las condiciones físicas de Repullo sacó faena El Juli, que aprovechó la nobleza, humillación y repetición del astado para sacar tandas ligadas por ambos pitones. El madrileño estuvo por encima de la poca transmisión de su oponente. Tuvo que descabellar. Toro aplaudido al arrastre. No se pudo lucir con el capote para recibir a su segundo.  La sosería y el aburrimiento se adueñaron desde un principio de la faena, con un Juli que lo intentó a base de pases limpios y buscando alargar la embestida del anovillado Viznaguito, que al final buscó tablas. Volvió a errar con la espada.

Miguel Ángel Perera: frío resultó el saludo capotero a su primero con un ramillete de lances. Pronto manifiesta Cantarero que no está sobrado de fuerzas. Muleta en mano comenzó con estatutarios. Otro astado que no decía nada, a lo que se añadió las protestas al final de cada pase, y revolviéndose poniendo en ciertos apuros a Perera, sobre todo por el pitón izquierdo. El de la Puebla del Prior volvió a coger la derecha y le exprimió al máximo. Una casi entera algo tendida fue suficiente. Con gusto pero poco calado en el tendido el recibimiento al quinto de la tarde. Buena brega de Javier Ambel. Comenzó el último tercio doblándose por bajo. Igual que el resto de sus hermanos Miliciano sacó movilidad y por momentos nobleza y humillación pero también como los otros emoción ninguna. Perera puso de su parte, con recurso, intentando agradar y despertar al respetable. Acabando en cercanías con circulares invertidos y varios cambios de mano por la espalda sin estoque. Las bernardinas finales fueron aclamadas. De un estoconazo lo pasaportó. Aplaudido al arrastre el toro.

Tomás Rufo: una larga cambiada rodillas en tierra, media docena de verónicas y la media fue la presentación de Rufo en Huesca. Quitó por delantales y la media. Con torería se lo llevó a la boca de riego. Pronto vio el diestro que el pitón bueno era el izquierdo y así lo entendió al natural. Barbateño fue a menos, terminando embistiendo al paso y de uno en uno. El epílogo por manoletinas. Estocada en “el rincón” y varios golpes de verduguillo. Muy jaleado el saludo capotero al cierraplaza. Larga la única vara que recibió. Al suelo tras el primer par. Inicio con pases por alto para sacarlo del tercio. Tiempos y distancias le dio Rufo a Toledano, que hubo de llevar la muleta a media altura tras claudicar de nuevo al final de la segunda tanda. Al natural más deslucido y parado, yendo al paso. Compuso bien el toreo en redondo y, como la terna, muy dispuesto y por encima de su lote. Fue muy a menos el de El Torero, acabando prácticamente parado. Se volcó para matarlo cobrando una entera.

 

Plaza de toros de Huesca (2ª), 4ª de abono: casi lleno. Ganadería de El Torero: de desigual y algunos justita presentación, poco juego y nula transmisión.

El Juli: oreja y silencio.

Miguel Ángel Perera: oreja y dos orejas.

Tomás Rufo: saludo y dos orejas.

Crónica: Fiesta Nacional.