Los diestros José Antonio “Morante de la Puebla” y Ginés Marín cortaron dos y tres orejas, respectivamente, y salieron a hombros en la tercera de feria de Almería, una tarde en la que Alejandro Talavante, que bordó el toreo, paseó un solo trofeo por sus desacierto a la hora de matar a los dos toros de su lote.

Morante, que sorteó dos toros en el límite de la fuerzas, estuvo toda la tarde dispuesto y con impecable actitud, basó sus faenas en un extraordinario repertorio clásico, con remates de otros tiempos y torería a raudales.

Con su primero basó la faena en la mano diestra, dejando tiempo al toro para que repusiera hasta que decidió obligarle y dejó las dos tandas que valieron la oreja. La segunda fue una sinfonía de gusto, remates y desplantes. Torería en suma.

Alejandro Talavante alcanzó cotas artísticas de las que no se recordaban en Almería. Con el quinto, un toro rajadito que tuvo transmisión al hilo de las tablas, el extremeño lo bordó.

Comenzó la faena con un cambiado por la espalda en los medios de rodillas y siguió con la improvisación de los genios, relajado, hundido de riñones, codilleando y toreando con la muñeca, volviendo los tenidos un manicomio. La gente reía feliz, toreaban al aire. Esto y no otra cosa es el toreo. Pero su espada, su mala espada, se encargó de birlarle un triunfo cantado.

Con su primero, segundo de corrida, ya dejó varias series meritorias de naturales y derechazos que malogró con varios pinchazos y un feo metisaca.

Ginés Marín, en una temporada crucial en su carrera, no se dejó ganar la pelea y no desaprovechó ocasión ni quite para dejar constancia de su buena voluntad.

Al salir el sexto toro la plaza era un hervidero de toreo y Ginés Marín lo aprovechó con el mejor toro del envío. Comenzó la faena toreando en redondo de rodillas para llevárselo a los medios con series ligadas de naturales. Los pases de pecho fueron esculturales, de hombro a hombro, y de pitón a rabo.

No desaprovechó al mejor toro de la feria, premiado finalmente con la vuelta al ruedo, y le cortó las dos orejas tras un espadazo trasero.

Ya había tocado pelo Marín también del manejable y rajadito, al que cuajó una faena de gusto y suma despaciosidad, bien refrendada con la espada.

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de Núñez del Cuvillo, bien presentados y de interesante juego. El primero, blando; segundo con transmisión y la cara suelta; tercero, noble, cuarto, blando y mansito, el rajado quinto tuvo transmisión al hilo de las tablas, y extraordinario sexto, de nombre “Farfonillo”, premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

  • José Antonio “Morante de la Puebla”, de azul marino y oro: pinchazo y estocada (oreja), y estocada (oreja).
  • Alejandro Talavante, de blanco y oro: dos pinchazos, metisaca y estocada caída (ovación); y dos pinchazos y estocada (oreja).
  • Ginés Marín, de turquesa y oro: estocada (oreja con petición de la segunda y dos vueltas al ruedo); y estocada (dos orejas)

En cuadrillas Jesús Diez “Fini” y Manuel Izquierdo saludaron montera en mano tras banderillear al tercero.

La plaza registró tres cuartos de entrada en los tendidos.

 Agencia EFE //// foto @GinesM_Prensa realizada por @EDUFOTOROS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.