Ventura y Ureña, dos triunfos generosos para cerrar feria en Colmenar Viejo

El rejoneador Diego Ventura y el diestro Paco Ureña abrieron hoy la última Puerta Grande de la feria de Colmenar Viejo (Madrid), aunque en esta ocasión fueron dos triunfos generosos en los que contaron, y mucho, con la condescendencia de unos tendidos más amables que días anteriores.

Ventura se enfrentó a un primero de corrida regordío y mansurrón, al que recibió con dos rejones sobre Joselito. Con Guadalquivir lo templó a dos pistas, llevándolo cosido a la grupa y clavando al estribo. Con Lío llegaron los quiebros, y con ellos la música y el jolgorio en los tendidos, que vibraron con tres cortas al violín y una rosa con Remate. Rejón, descabello y primera oreja de la tarde.

El cuarto fue otro manso que, a diferencia del anterior, embestía a oleadas, al que Ventura empezó a meter en el canasto con los galopes de costado y cambios por los adentros sobre Fino. Con Bronce llegaron los momentos más toreros, y los más valientes también, pues tuvo que citar muy en corto para quebrar en la cara y casi sin espacio, y dejar así dos farpas de notable ejecución.

Dos meritorios pares a dos manos sin cabezada sobre Dólar y tres rosas con Remate fueron el broche de una labor entonada del hispanoluso, que, como en su toro anterior, no alcanzó la brillantez y la rotundidad que acostumbra. Pero la gente tenía ganas de fiesta, de ahí que, tras el rejón y un golpe de descabello, lograra la oreja que le abría la Puerta Grande.

El que sí convenció fue Ureña, que se las vio con un tercero muy reservón y a la defensiva, con el que tuvo que esforzarse al máximo para tratar de sacar lo poco que había de un pozo totalmente seco.

Pero a base de tesón en la distancia corta logró, al menos, mostrarse por encima de la desabrida condición del astado, al que pegó dos naturales soberbios, enganchándolo con los vuelos para llevarlo largo y a cámara lenta.

El sexto fue otro toro al que le costó tirar hacia adelante, y si lo hizo fue por la magnífica puesta en escena de Ureña, que volvió a entregarse al máximo en una labor estructurada casi entre los pitones, con total sinceridad en la colocación para tirar de temple y ayudar al toro a que rompiera, y poder robarle así varios muletazos de exquisita firma por los dos pitones.

No fue faena rotunda, no había oponente para ello, pero sí de un torero en sazón, que una tarde más vino a Colmenar Viejo a no guardarse nada. Como si estuviera en una plaza de primera. Y es que así es como debería ser siempre, aunque eso solo lo hagan los toreros sinceros y verdaderos, como es el caso del de Lorca. La segunda oreja, eso sí, se antojó demasiado generosa.

Por delantales saludó Perera a su noble y apagado primero, con el que el tercio de varas fue un mero simulacro. A pesar de ello llegó a la muleta sin apenas recorrido y metiéndose cuando le dejaban la ventana abierta, que fue la mayoría de las veces, en una faena que no llegó a tomar el vuelo deseado, también porque cuando el extremeño trató de apretarle, el animal volvió grupas a tablas.

Pero como la espada entró a la primera, los tendidos se animaron a pedirle la que fue la oreja más barata de lo que va de feria.

El quinto tuvo muy poca raza y tendió siempre a puntear los engaños de un discreto Perera, que trató de pasarlo por uno y otro pitón pero sin poder ligarle los muletazos a lo largo de una labor aburrida y de escaso contenido artístico.

FICHA DEL FESTEJO

Dos toros para rejones de María Guiomar Cortés de Moura (1º y 4º), mansurrones; y cuatro en lidia ordinaria del Puerto de San Lorenzo y Sánchez Arjona, bien presentados y de poco juego. Noble y apagado, el segundo, que acabó también rajándose; reservón y a la defensiva, el tercero; sin raza, el quinto; y más manejable, el sexto, aunque fue el tuerto en el país de los ciegos.

  • El rejoneador Diego Ventura, con chaquetilla gris: rejón desprendido y descabello (oreja); rejón trasero y descabello (oreja).
  • Miguel Ángel Perera, de añil y oro: estocada atravesada (oreja); estocada trasera y caída (ovación).
  • Paco Ureña, de gris perla y oro: dos pinchazos, y estocada ligeramente perpendicular y atravesada (ovación tras dos avisos); estocada (dos orejas tras aviso).

En cuadrillas, Pedro Iturralde agarró una gran vara al sexto.

La plaza registró alrededor de media entrada en tarde soleada y agradable.

     CRÓNICA DE JAVIER LÓPEZ PARA AGENCIA EFE, FOTO DE PRENSA DIEGO VENTURA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here