Perera indulta a Hurón de La Quinta en Santander

34

Continúa el idilio de Miguel Ángel Perera con la ganadería de La Quinta y la plaza de toros de Santander, con una faena que recordó al Perera del 2008. Ferrera y Garrido se fueron de vacío.

 

Antonio Ferrera: con el compás abierto a la verónica recibió al abreplaza. Muy mal picado, dos puyas, una delantera y otra trasera en una única entrada al caballo. Faena desarrollada íntegramente por el pitón derecho, ya que el de La Quinta no permitió ninguno al natural. El de Villafranca lo fue templando y sacó series que llegaron al tendido. Al entrar a matar el pitón derecho le dio en la cara, necesitando tres intentos. Toro aplaudido al arrastre. Frío resultó el saludo capotero a su segundo. Posteriormente puso en apuros a los banderilleros. Tijereto que amagó con rajarse al inicio de faena lo hizo a mitad de la misma y Ferrera optó por continuar entre las rayas, en donde obtuvo los más largos y mejores naturales intercalado con redondos por detrás de la cara del astado muy jaleados por el tendido de sol, que era donde estaba. Entró a matar como hace últimamente, andando desde distancia hacia el toro y cobrando una casi entera tendida al segundo encuentro. Varios descabellos tras aviso.

Miguel Ángel Perera: con lances suaves de capote saludó a su primero. Vistoso y lucido quite el que efectuó. Media docena de pases por alto a pies juntos fue el comienzo muleteril. Perera anduvo firme y seguro con un astado que apenas transmitió. Los naturales se sucedieron con limpieza. El epílogo por circulares invertidos que calaron más en el gentío. Gran estocada. Echándole el capote doblándose con una rodilla en tierra recibió al que hizo quinto y la media de remate. Tan crudo lo deja que se quedó sin picar prácticamente. Quite por tafalleras, gaoneras y la media. Comenzó citando desde los medios con el pase cambiado de espalda y un excelso cambio de mano final. Largos, muy largos y templados los derechazos, cada serie en redondo de media docena de pases. Dando los tiempos y distancias necesarios entendió a la perfección la gran y buena embestida de Hurón. Faena de cante grande, recordando al Perera de la temporada del 2008. El epílogo por escalofriantes bernardinas. Cuando fue a entrar a matar la plaza fue un clamor pidiendo el indulto. Y así sacó tres tandas más hasta que salió el pañuelo naranja. Eso sí, se indulta un toro sin picar.

José Garrido: prendido en el pitón se llevó el capote de Garrido al primer lance. Salvador sacó peor condición que sus hermanos. Había que hacerle las cosas muy bien y tocar las teclas precisas. Un quiero y no puedo quedándose sin torear, exceptuando un par de pases sueltos. Mal con los aceros escuchó dos avisos. A por todas salió Garrido con el último al que recibió con una larga cambiada de rodillas, verónicas aceleradas y la media también de rodillas. Galleando lo llevó al caballo. Con suavidad lo sacó a los medios. Más paradito resultó el cierraplaza. Garrido ponía de su parte pero la condición de Cerecito no le dejó cuajar la faena como hubiese querido. Hubo de lidiarlo en el tercio, estando por encima de él. No hubo tampoco suerte está vez con la espada.

Plaza de toros de Santander (2ª categoría), 7ª y última del abono. Tres cuartos de entrada. Ganadería La Quinta: de desigual presentación y juego. Indultado el 5° de nombre Hurón, de 513 kg. herrado con el n° 48 del 10/17. Más de dos horas y media de festejo.

Antonio Ferrera, silencio y ovación.

Miguel Ángel Perera, oreja y dos orejas y rabo

José Garrido, silencio y silencio.

Crónica y galería fotográfica: Fiesta Nacional