Gran tarde José Mauricio en La México con dos orejas, Fermín Rivera, oreja de peso

El matador de toros José Mauricio salió a hombros de La México tras el corte de dos orejas en una tarde de entrega donde el público se volcó en su actuación, entregándose de principio a fin tras dos faenas en las que dimensionó su toreo. Fermín Rivera también tocó pelo, una oreja de peso y valía al segundo de su lote, por lo que ambos toreros forman ya parte de la Corrida de Triunfadores del próximo domingo en la que Juan Pablo Sánchez completa la tercia. David Fandila “El Fandi”, primer espada de esta octava corrida se fue de vacío en una tarde donde los toros de Barralva han sido de juego variado.

josé mauricio

Ficha: Octava corrida de la Temporada Grande 2019-2020 de La México. Toros de la ganadería de Barralva, correctos de presentación y de juego variado. David Fandila “El Fandi”, pitos y división de opiniones; Fermín Rivera, salida al tercio y oreja, y José Mauricio, vuelta al ruedo tras dos avisos, y dos orejas. Tras 45 años como profesional este domingo se retiró el maestro Felipe Kingston, dando una vuelta al ruedo entre el reconocimiento del público hacia su brillante trayectoria. En varas destacó la actuación del picador Erick Morales que fue aplaudido.

“Clavelillo II”, de 507 kilos, primero de la tarde para David Fandila “El Fandi”, que estuvo breve con el capote, dejando la vistocidad en el Segundo Tercio con tres buenos pares. Variado comiezo de faena tuvo el diestro español que estuvo voluntarioso con un toro que se prestó poco para el lucimiento, siendo pitado tras su labor.

“Pitito”, de 471 kilos, segundo de la tarde, para Fermín Rivera, que buscó por ambos pitones al de Barralva, estrellándose con las pocas opciones que éste dio. El potosino robó muletazos de mucho poder, a base de estar ahí, cruzándose a pitón contrario, y extrayendo por el derecho lo poco que tuvo el toro. Saludó en el tercio.

“Clavellino”, de 520 kilos, tercero de la tarde, y primero del lote de José Mauricio, que gustó en el saludo capotero, rematando con pinturera media para después recrearse en un quite por chicuelinas. Comenzó su labor muleteril con un cambiado por la espalda y poco a poco fue encontrando el punto para ir a más, ante un toro que tuvo clase, faltando un punto más de fuerza, sin embargo, el torero supo meterlo en el engaño con temple y calidad, y por el izquierdo, naturales de buena manufactura. Ligó una serie que puso al público de pie, temple, hondura y profundidad artística que no coronó con la espada escuchando dos avisos, y dando una vuelta al ruedo.

“Pitito II”, de 504 kilos, segundo del lote de David Fandila “El Fandi”, que recibió con larga cambiada de rodillas al toro de Barralva que saltó al callejón. Fandila estuvo variado con el capote y con las banderillas buscando nuevamente el lucimiento, siendo su labor muleteril de altibajos, dividiendo al final las opiniones del respetable.

“Bilbalero”, quinto de la tarde, para Fermín Rivera, que estructuró una faena en la que plasmó detalles de calidad, corriendo la mano por ambos lados, y extrayendo lo que ofreció el de Barralva; la madurez y el oficio del diestro potosino le acompañaron en esta labor en la que dejó ver la calidad que atesora; Rivera consiguió acertar con el acero para cortar una oreja.

“Malagueñito”, de 468 kilos, el cierra plaza, para José Mauricio, que comenzó con doblones su labor, para después firmar una temeraria faena ante un toro que no regalaba nada, complicado y exigente en demasía donde el torero dio ese extra, siempre con la claridad de ideas y firmeza, pudiendo y toreando, con valor y extrayendo los muletazos con poderío. Fue prendido sin consecuencias y se puso nuevamente delante de la cara del áspero astado de Barralva que en la suerte suprema también le prendió, retirándose a la enfermería para después salir a recoger las dos orejas que el respetable solicitó con fuerza, saliendo a hombros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here