Víctor Hernández y Mario Navas tocan pelo en una larga y pobre novillada en Bilbao

Paupérrima entrada para presenciar tres horas de novillada que además no emocionó nada. Con todo, Víctor Hernández y Mario Navas cortaron una oreja cada uno, siendo silenciada la labor de Jorge Martínez.

 

Víctor Hernández: no fijó la embestida abanta de su primero en el capote. Tras las varas reglamentarias efectuó el quite con la media de remate. Saludaron tras parear Marcos Prieto y Diego Valladar. No pudo Víctor hacer faena a Emperador al no entenderlo. Sucesivos enganchones, a veces descolocado y tirando líneas. Se le fue sin torear y lo despachó de una entera. Con brío acudió al capote su segundo  también de nombre Emperador. A distancia se arrancó al caballo, yéndose el picador fuera de las rayas y dando un largo castigo. Más entonado en la segunda vara, sobre todo cuando lo citó colocado. Efectuó el quite por delantales. Desafortunado tercio de banderillas. Inició el último tercio con estatutarios. Otro novillo que no dijo nada, era noble aunque a veces protestaba al final del embite. Víctor puso voluntad y le dio tiempos pero no salió una faena lucida por lo que el diestro tiró de recursos y acabó con circulares invertidos y bernardinas en busca de más emoción. Alargó mucho la faena por lo que escuchó un aviso antes de meter media espada que fue suficiente.

Jorge Martínez: ramillete de verónicas suaves y lentas para recibir a su primero, durante las cuales dio la sensación de estar acalambrado. Por lo que Matías sacó el pañuelo verde tras la puya. Salió en su lugar el primer sobrero también de la misma ganadería. De igual manera quiso recibirlo Martínez pero Camorrista evidenciaba pocas fuerzas. Dobló las manos ostensiblemente a la salida de cada vara. Pero el presidente se empeñó en mantenerlo en el ruedo. Hubo el murciano de llevarlo a media altura. Tandas largas con altibajos, donde se alternaron pases templados y limpios con enganchones y en ocasiones rectificando la posición. Lo mejor vino por el pitón derecho en el toreo en redondo. Media que escupe y varios descabellos para acabar con él. Susto se llevó con el quinto de la tarde mientras lo lanceaba a la verónica con el compás abierto y bajando la mano. Quite por delantales y la media de remate con un astado muy parado. Esa quietud continuó, así las cosas los pases se sucedían de uno en uno. Jorge consiguió una tanda ligada por el pitón derecho. Tampoco se terminó de acoplar el novillero del todo con su oponente. Lo pasaportó con una defectuosa espada.

Mario Navas: rodilla en tierra para dar los primeros lances capoteros. Alcohólico también dobla las manos a la salida del equino con voltereta posterior. Realizó quite Navas por tafalleras y la revolera de remate. Sosa y aburrida fue toda la faena de muleta a pesar de los intentos del vallisoletano, pero la nula transmisión del de José Cruz no permitió lo contrario. Mal con el acero. A los medios se fue llevando con el capote para saludar al cierraplaza. Blandeó Cortés en el comienzo de muleta. Le tomó bien el pulso en una primera tanda en redondo Navas. Las siguientes no tuvieron la misma profundidad. Al natural se le venció y desistió por el pitón izquierdo. Las series de derechazos posteriores carecieron de limpieza. De una entera lo finiquitó.

 

Plaza de toros de Bilbao (1ª), 3ª de abono de las Corridas Generales: Un cuarto de plaza. Novillada. Ganadería de José Cruz: buena presentación. 2° bis, sin raza y pobre juego. Aplaudidos al arrastre primero, cuarto y sexto. Tres horas de festejo.

Víctor Hernández: saludo y oreja.

Jorge Martínez: saludo y silencio.

Mario Navas: aplausos y oreja.

Crónica: Fiesta Nacional.