Roca Rey «amar» y corazón abierto

Andrés Roca Rey comparte su deseo más personal  en un entorno único, en las playas gaditanas de Tarifa y con África observando

En una carta íntima, el torero Andrés Roca Rey comparte su deseo más personal tras el tiempo de introspección que ha experimentado durante la pandemia. De la incertidumbre y el caos, a la templanza más vívida que le ha aportado la soledad forzosa de este último par de años.

En un entorno único, en las playas gaditanas de Tarifa y con África observando desde la “barrera” la escena, el artista peruano conversa y comparte junto al astado de La Palmosilla unos momentos, que son aliento para los sentidos.

“Mi Soledad…

Si solo nací, si solo voy a morir, si solo me juego la vida…

Sólo quiero ser mi dueño. 

Aquí, donde el viento me murmura,

donde el silencio y la brisa liberan a mi cordura; aquí, donde me recreo… 

Aquí, quiero que mi alma sea libre para conversar conmigo. 

Por eso, soledad, no te temo;

te necesito”. 

Fdo. Andrés Roca Rey

 Fotos Joserra Lozano