Buena dimensión del toreo de Rafaél González que logra salir a hombros. Oreja para El Rafi mientras que Manuel Diosleguarde pechó con el peor lote.

GÓMEZ DE MORALES| Rafaél González – El Rafi – Manuel Diosleguarde

Plaza de toros de Moralzarzal, 21 de Septiembre de 2019. Segundo festejo de Feria. Un cuarto de plaza en tarde llueviosa. 6 Novillos de Gómez de Morales bien presentados y de juego variado.

Rafaél González (oreja y oreja)

El Rafi (oreja y silencio)

Manuel Diosleguarde (ovación con saludos y silencio)

Rafaél González recibió al primer novillo de la tarde con un buen ramillete de verónicas hasta llevarselo hasta los medios de la plaza. Con la muleta, realizó una faena de más a menos frente a un novillo que tuvo un gran fondo de nobleza. Tandas largas por ambos pitones, con el engaño siempre en la cara del animal y manejando correctamente las alturas de la muleta, consiguió sacar tandas a base de atacar al novillo y que no parara en la embestida. Remató con unas manoletinas limpias y ajustadas. Premio de una oreja. Con el cuarto del encierro trazó una faena inteligente. A base de paciencia fué ahormando al animal hasta conseguir tandas de muletazos largos unidos a una excelente técnica para alargar los viajes del animal. Mató de buena estocada y cortó una oreja.

FOTO: Marisa de la Torre

 

El Rafi novillero francés que sustituía al mexicano Diego San Román, enlotó un primer novillo bien hecho, serio como todos los hermanos. Resultó complicado en banderillas poniendo las cosas difíciles. Ya con la muleta resultó un animal nada fácil, con un punto de raza e importancia en la que cada embestida que ofrecía no permitía un segundo de distracción. Faena intensa del novillero francés en la que destacó los muletazos por la mano derecha. Mató de estocada y cortó una oreja.  Con el quinto del encierro, el toreo francés manejo los vuelos del capote con mucho temple en las verónicas. Con la muleta, derrochó enorme ganas y voluntad por sacar muletazos buenos al animal. Faena maciza, en la que perdió un triunfo importante por el fallo con la espada. Mató de buena estocada siendo silenciada la faena.

FOTO: Marisa de la Torre

Manuel Diosleguarde, torero salmantino, recibió al tercer novillo con un manojo de verónicas hasta llevárselo hasta los medios. Novillo muy serio, grande y ancho de sienes, no ofreció embestidas nada claras. Soltando la cara en los finales de los muletazos, resultó dificil de templar. Diosleguarse hizó el esfuerzo por agradar, pero no llegó a redondear la faena a pesar de que el público pidió la oreja. Saludó una ovación desde el tercio. El sexto novillo, otro animal fuerte como el resto de hermanos, Diosleguarde recibió con buenas verónicas. A pesar de las ganas y entrega del torero, no consiguió calar en el público. Gran esfuerzo del salmantino pero sin llegar a redondear.

FOTO: Marisa de la Torre

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here