Miguel Giménez: «Intento buscar la pureza en el toreo, un toreo de mano baja, trazo largo»

Miguel Giménez es un humilde matador de toros valenciano con un concepto más que depurado. Y es que este torero con ya 6 años de alternativa lleva consigo una capacidad innata para templar a los toros, es por ello que el gran público necesita conocerle, pues en los tiempos que corren ese es el toreo que viene demandando la afición.

Su carrera ha estado llena de obstáculos, ya que ha pasado temporadas en blanco. Es por ello que aprovecha cada tarde como fueron este año las de Sotillo de la Adrada y Pozuelo de Calatrava. 2021 ha sido un año positivo dentro de lo malo para él, pero actualmente tiene la vista puesta en realizar una gran campaña que le pegue un empujón en 2022.

¿Cómo has llevado esta temporada?

  • Pues esta temporada ha sido importante, no en cuanto a número de festejos pero sí de cara al aficionado, para que se supiera que Miguel Giménez continúa en la lucha. Era crucial que esta temporada no pasase en blanco de cara a un futuro.

¿Qué sensaciones has tenido?

  • Mis sensaciones han sido positivas, voy encontrando el toreo que llevo dentro, me encuentro mucho más maduro y eso lo estoy notando en la cara del toro, he podido cuajar un par de ellos en el campo, aunque ahora lo importante es seguir en ese camino y poder trasladarlo a la plaza.

¿Es duro el toreo?

  • Si, es duro, es una profesión muy difícil, aunque siempre he pensado que si fuese de otra manera no sería tan bonita e incluso ya me hubiese aburrido. Esa dificultad es la que mantiene la llama viva, el querer superar obstáculos y sobre todo mejorarse y superarse a uno mismo. Quizá todo eso sea lo que mueve mi afición.

¿Cómo afrontas el 2022?

  • Con mucha ilusión por los proyectos que hay en marcha, pero al mismo tiempo con la incertidumbre de que salgan las cosas y de que no se queden en eso, en meros proyectos. Al mismo tiempo estoy realizando una gran preparación y también voy a hacer mucho campo, que es fundamental en el crecimiento como torero al fin y al cabo.

¿Es difícil entrenar sin fechas por delante?

  • En mi caso, lo difícil es no entrenar, para mí el entrenamiento es «mi momento» . Es lo que más disfruto de mi día a día. La verdad es que soy un enamorado del toreo de salón, creo que es fundamental tanto técnicamente como artísticamente, es una mezcla de ambas cosas y además sirve para ahondar en el toreo que llevamos dentro.

¿Has pensado en tirar la toalla en algún momento?

  •  Por supuesto que sí, incluso me lo he propuesto en firme alguna vez, pero el corazón vence a la razón, mi afición y mi ambición no me lo permiten, con el tiempo te das cuenta que estas cosas son las que te mantienen vivo, que la sensación de vestirse de torero, de hacer el paseillo y sobre todo de ponerte delante de un toro no se pueden comparar con nada, no hay nada que se le parezca. Por eso esta profesión es tan especial, y me siento un privilegiado de poder pertenecer a ella.

¿Qué reformas crees que necesita el toreo para llegar a los más jóvenes?

  • Creo que es un problema de fondo, lo que más me disgusta es que el toreo nació del pueblo y para el pueblo y ahora está tan politizado… Aquí cabemos todos, como siempre ha sido y como debe de ser, pero hay mucha campaña de descrédito hacia el toreo, y todo esto nos está afectando y cómo no, a los aficionados más jóvenes. Aunque también estoy convencido que saldremos más reforzados de todo esto.

Para el que no te conoce ¿cómo es el toreo de Miguel Giménez?

  • Intento buscar la pureza en el toreo, un toreo de mano baja, trazo largo y no en línea recta sino en semicírculo, la pierna contraria adelantada, sin esconderla. Mi toreo creo que va más por los derroteros del arte que del clasicismo, me gusta fijarme en todos, desde un principiante hasta la figura más consagrada eso si, jamas sin imitar a nadie y sinceramente creo que mi fuerte es la espada.

¿Qué se te pasa por la cabeza cuando ves que las oportunidades no llegan?

  • Me preocupa muchísimo más mi crecimiento, el ir asimilando el toreo cada vez más, la madurez profesional antes que las oportunidades, me preocupa que las que lleguen (muchas o pocas) las pueda aprovechar y disfrutar más. Porque aunque lleguen muchas si esto no ocurre no valdrían para nada. Aunque lucho muchísimo para que ellas lleguen.

¿Quién es Miguel Giménez?

  • Pues un luchador incansable, un loco del toreo que tiene una afición desmedida al que ahora mismo le toca hacer de torero, apoderado..de todo… Para tentar, matar toros a puerta cerrada, conseguir corridas… Además de combinarlo con el trabajo para sacar mi vida adelante, es muy difícil cuando llevas el veneno dentro no entregarte a esta profesión.

Aitor Vian