La verdad y entrega de Paco Ureña triunfa en Bilbao

Paco Ureña triunfa a base de verdad y entrega, cortando una oreja a cada uno de su lote. Por su parte Morante pasó con más pena que gloria por Vista Alegre, mientras que Talavante tocó pelo en tarde de altibajos.

 

Morante de la Puebla: intentó lucirse en el toreo de capa para recibir al abreplaza quedándose en eso, en intento. Aplaudido Aurelio Cruz tras picar. Blandeó Pitinesco en los compases iniciales de muleta. Toro muy a menos teniendo Morante que lidiarlo en los terrenos que más le favorecían, de las rayas para adentro. A destacar una serie de derechazos casi en tablas. Media estocada fue suficiente. Si segundo tampoco le permitió lucirse con el capote. Ni uno ni otro hicieron por la labor en muleta. Toro incierto, protestando el final del viaje y torero sin querer esforzarse lo más mínimo, terminando por abreviar y colocando un pinchazo hondo que bastó.

Alejandro Talavante: frío el saludo capotero a su primero. Empezó por estatutarios el último tercio, para pasar enseguida a la mano izquierda. Tanto al natural como en redondo faena que no pasó de ser aseada, a la par que se alivió en varios momentos. Lo de más calado vino en la tanda final a base de derechazos. Estoconazo tendido por lo que tuvo que descabellar. El saludo al quinto de la tarde no cuajó. Los primeros lances muleteriles a pies juntos y quieto. Nuevamente no tarda en coger la zurda, esa mano tan prodigiosa que siempre ha tenido. Sin embargo los pases con mayor enjundia vinieron con la diestra. No siempre bien colocado Talavante realizó faena de altibajos, con más bajos que altos. Espada algo defectuosa para acabar con él.

Paco Ureña: salida abanta del único con el hierro de la Ventana del Puerto.  Huyó Misterio nada más sentir la puya. Posteriormente puso en muchos apuros a los banderilleros. Por bajo empezó sometiéndolo Ureña. Astado muy parado con el que el murciano estuvo muy firme y seguro, aunque debió bajar más la mano. Bien colocado y exponiendo, mas algunos lances carecieron de limpieza. Lo puso todo de su parte hasta para matarlo, tirándose literalmente encima de él y siendo prendido. Fortísima y muy mayoritaria fue la petición de la segunda oreja. Tras dar la vuelta al ruedo pasó a enfermería. Nada hubo en el recibimiento del cierraplaza con un Ureña recién salido de la enfermería. Muy pitado el toro en el tercio de varas y al término de la misma. Estuarios y dos del desprecio sublimes fue el inicio de muleta. Un Ureña muy dispuesto y puesto le dijo en todo momento a Campanero que era él el que mandaba y por dónde y cómo tenía que ir. Mucha verdad y entrega en su toreo, no exenta de calidad. Estoconazo para rematarlo.

 

Plaza de toros de Bilbao (1ª), 7ª de abono de las Corridas Generales: Tres cuartos de plaza. Ganadería de Puerto de San Lorenzo y Ventana del Puerto (3°): buena y desigual de presentación, de escaso juego y emoción. Pitados al arrastre cuarto y quinto.

Morante de la Puebla: saludo y silencio.

Alejandro Talavante: oreja y silencio.

Paco Ureña: oreja con fuerte petición de la segunda y oreja.

 

Crónica: Fiesta Nacional.