El novillero de Chiclana de la Frontera Francisco Montero se encuentra inmerso es una exitosa temporada en la que los éxitos tanto numéricos como artísticos cosechados en los últimos meses, a pesar del corto bagaje le han llevado a convertirse en uno de los nombres del año.

La historia de Francisco Montero es cuanto menos interesante de analizar en como cuestión de meses puede cambiar la moneda un torero. Pero no todo ha sido un camino de rosas hasta que se ha empezado a ver la luz al final del túnel. Antes, la historia comienza a escribirse por esos pueblos de Dios a base de capeas, donde el principal protagonista es el toro como objeto de culto, y el simple hecho de poder ponerse delante de semejante animal conlleva su aquel. Esas plazas que te curten como persona y sobre todo como torero.

La historia, como todas las batallas comienza con ese punto de romanticismo y de valor. Uno de los nombres propios de esta historia es Michel Bouisseren, una de esas personajes enamorados de la tauromaquía y sobre todo del toro en su máxima expresión, que desde un pequeño rincón del sureste francés, justo al lado de Beziers, Boujan-sur-Libron, plantea dos novilladas de signo torista.  Entre las presentadas destaca una muy seria con el hierro portugués de Antonio Silva, en la que tras ofrecerle la sustitución de Manuel Ponce a Francisco Montero, decide vestirse de luces. Esa tarde a parte de dar la cara resulta triunfador de la Feria, obteniendo Premio Triunfador Feria y Premio Novillero Revelación.

boujan
Novillo de Antonio Silva en Boujan-Sur-Libron (Francia)

Triunfo que le abre otras puertas de varias plazas y entre ellas está Las Ventas. En una tarde frente a novillos de Saltillo, donde Montero vuelve a conquistar el corazón del aficionado de Madrid. Es verdad que falta el rodaje propio, pero las ganas y el corazón que pone yéndose a la puerta de toriles con el capotillo de paseo colgado del brazo quedará en la mente de la afición por mucho tiempo. Estampa añeja, torera, llena de entrega de verdad, de vergüenza, en la que se juega todo o nada. Órdago a la grande. Saluda sendas ovaciones que saben a triunfo gordo en la Cátedra del Toreo.

FOTO: Victor Luengo
FOTO: Victor Luengo

Justo a la semana siguiente se anuncia en Peralta para despachar otra muy seria y encastada novillada de Dolores Aguirre. Francisco se entretiene en cortarle tres orejas a su lote y conseguir el premio de Mejor Faena y Mejor Estocada. Ese triunfo le sirve de sustitución para volver a vestirse de luces de nuevo en Peralta y cortar otras dos orejas a una novillada del hierro navarro de Pincha.

FOTO: J. Lomas

La racha continua hasta Miranda del Castañar, donde se anuncia con novillos de Barcial para conseguir un total de seis orejas y un rabo. Donde lo más importante no es el número de trofeos, sino la dimensión que ofrece como torero. Una entrega total y donde culmina las faenas de forma fulminante.

El plato fuerte se reservaba para entrar por la vía de la sustitución de su compañero Maxime Solera frente a la novillada de Monteviejo en una de las ferias de novilladas más importantes del panorama taurino, Villaseca de la Sagra. Esa tarde conquista al público con una verdad y entrega absoluta con una novillada dura y exigente, en la que a más de uno del escalafón superior habría sacado los colores. Entrega absoluta y la historia de días pasados se repite. Lográ cortar dos orejas y salir a hombros de la plaza de toros de La Sagra siendo uno de los novillero destacados de la Feria.

FOTO: Victor Luengo
FOTO: Victor Luengo
FOTO: Victor Luengo
FOTO: Víctor Luengo

La última parada se lleva hasta tierras toledanas. Los Navalmorales, consiguiendo cuatro orejas y un rabo con novillos de Monteviejo, Fuentespino y La Guadamilla. De nuevo se repite el “Huracán Montero

FOTO: J. Lomas

Francisco está reivindicando a voces un puesto en las Ferias de España. Buena culpa tienen dos personas de confianza, siempre trabajando en la sombra del torero y que llevan una labor encomiable: Geoffrey Calafell y José Germán. Montero nos ha enseñado a todo aficionado y compañeros de profesión que los encastes minoritarios también pueden ser buenos compañeros de viaje.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here