El buen oficio de López Chaves, que cortó una oreja, ha sido lo mejor del concurso ganadero con el que se ha iniciado hoy la Feria de San Jorge en Zaragoza y en el que el jurado ha declarado como toro triunfador a uno de Murteira Grave.

Abrió la tarde Caracierva, un toro de Saltillo que fue tres veces al caballo, sin emplearse. Llegó al último tercio con el fondo justo, dejándose solo por el derecho, ya que por el otro lado se defendió con mal estilo. López Chaves estuvo solvente y con oficio, robándole un par de tandas estimables a diestras. Buena estocada y, aunque hubo petición, dio finamente una vuelta al ruedo.

Amarguero se llamaba el segundo, un Miura muy serio que acudió al peto hasta en cuatro ocasiones. Tanto castigo hizo que el toro se parara pronto en la muleta, poniéndose complicado para un Daniel Cuevas un tanto a la deriva. No hubo material, pero tampoco el aragonés anduvo lo que se dice seguro, de ahí la pitada final.

A pesar de sus 606 kilos, Flamenco, de Carriquiri, fue un toro bajo y muy bien hecho que acudió con alegría las cuatro veces fue al caballo. Ovación para el picador Antonio Muñoz. También para los de plata en banderillas. En la muleta el toro aguanta dos tandas a derechas, y sin humillar. Galván lo dosifica a media altura para acabar en cercanías. Media estocada y ovación para toro y torero.

Bandolero, de Concha y Sierra, fue el cuarto, un toro también serio que acude tres veces al peto, y que, además, es el que más y mejor se movió en el último tercio. López Chaves lo cuaja por el derecho, por donde surge el mando y la ligazón, sobre todo en una tarde final que hace vibrar a los tendidos. Otra buena estocada y esta vez el salmantino si corta la oreja.

Colibrí, de Murteira Grave, se llamó el quinto, toro que fue cuatro veces a los montados y que apenas se vio en la muleta debido nuevamente a la falta de confianza y rodaje de Cuevas, que, además de breve, mató de un feísimo bajonazo. Otra vez fue abroncado.

Cerró la función Bordador, de Pablo Mayoral, mansito y agarrado al piso, al que Galván extrajo muletazos sueltos de buen aire antes de atascarse de mala manera con el verduguillo.

FICHA DEL FESTEJO.- Toros, por este orden, de: Saltillo, solo se dejó a medias por el derecho; Miura, se desfondo pronto; Carriquiri, manejable aun sin humillar lo que duró; Concha y Sierra, el que más y mejor se movió; Murteira Grave, quedó inédito; y Pablo Mayoral, López Chaves, vuelta al ruedo tras petición y oreja.

Daniel Cuevas, pitos y bronca.

David Galván, ovación tras aviso y silencio tras dos avisos.

En cuadrillas, Antonio Muñoz fue aplaudido tras la suerte de varas al tercero, en el que saludaron en banderillas Sergio Aguilar y Rafael Limón, este último volvió a desmonterarse junto a Andrés Revuelta en el sexto, al que destacó picando Jorge Torres.

Al finalizar la tarde el jurado declaró como mejor toro a Colibrí, de Murteira Grave, mejor picador a Jorge Torres, y mejor matador a López Chaves.

La plaza registró un tercio de entrada en los tendidos.

CRONICA DE AGENCIA EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here