Los diestros El Juli y Cayetano fueron hoy los grandes triunfadores del cartel estrella de la feria de Salamanca al estrenar ambos la Puerta Grande de La Glorieta tras cortar cuatro y dos orejas, respectivamente, en una tarde en la que Morante de la Puebla fue abroncado en los dos toros de su lote.

Y es que Morante, tan genio y figura en muchas ocasiones, hoy no tuvo su tarde en Salamanca. Quedó demostrado ya en su primero, en el que se inhibió totalmente de su lidia en los dos primeros tercios, y más aún con la muleta, donde no se dio la más mínima coba y optó por irse pronto a por la espada, lo que le valió la bronca más grande de los últimos tiempos en La Glorieta de Salamanca.

Con el segundo de su lote, el compromiso del de La Puebla del Río (Sevilla) fue todavía menos, como si quisiera irse de Salamanca lo antes posible, y, aunque pareció intentarlo levemente por bajo, de pronto cortó nuevamente por lo sano y se fue otra vez a por la espada entre otra sonora bronca del respetable.

Frente a este descalabro protagonizado por el sevillano, El Juli apareció en La Glorieta dispuesto a cambiar el panorama. Ya en su primero lo demostró con las verónicas y chicuelinas que instrumentó en el saludo de capote.

Siguió después con la muleta en una de poder, firmeza y hasta relajo en el toreo fundamental. Especialmente bueno fue su toreo por naturales además de algunos alardes de exquisita torería como los larguísimos cambios de mano y algún que otro molinete.

El contundente espadazo final hizo rodar al toro sin puntilla y para él fueron las dos orejas de un animal ovacionado en el arrastre.

No bajó el diapasón el madrileño en su faena al quinto, con el que demostró la misma capacidad y la misma firmeza.

Toreó por bajo, llevando al toro embebido en la muleta sobre la diestra en tandas muy bien compactadas y logrando exprimir al máximo a su oponente, al que mató de una estocada trasera y un golpe de descabello, que le valió para cortar otras dos orejas.

La primera faena de Cayetano fue más bien discreta, ora porque él no anduvo muy inspirado, ora también porque el toro se paró demasiado pronto.u enemigo se paró demasiado pronto. Lo mejor, la estocada. Silencio para él.

En su segundo, en cambio, anduvo mucho mejor el madrileño, también porque enfrente tuvo gran toro de Domingo Hernández, al que cuajó una faena muy completa que aunó suavidad, raza y torería, y en la que brilló en el toreo a derechas, en un soberbio cambio de mano y una final por ceñidas manoletinas.

En un principio entró a matar recibiendo, pero falló, aunque posteriormente dejó una estocada arriba, logrando las dos orejas y la vuelta al ruedo al toro.

FICHA DEL FESTEJO

garcigrandedomingo-hernandezToros de Garcigrande y Domingo Hernández, bien presentados y de juego desigual. Los mejores, el segundo, ovacionado en el arrastre, y, sobre todo, el sexto, de nombre Barquito, número 119, negro mulato y de 541 kilos, que fue premiado con la vuelta al ruedo

  • Morante de la Puebla, bronca y bronca.
  • Julián López «El Juli». dos orejas y dos orejas.
  • Cayetano, silencio y dos orejas.

La plaza rozó el lleno en una tarde en la que el viento hizo estragos por momentos.

Agencia EFE </fotos de @Toros_Salamanca/>

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here