David de Miranda profeta en su tierra

22

David de Miranda consigue salir por la puerta grande ante sus paisanos al cortar dos orejas del tercero. Miguel Ángel Perera sin suerte se va de vacío, al igual que Alejandro Talavante con una silenciosa labor.

Miguel Ángel Perera: verónicas y la media de manos bajas para recibir al primero. Quite por chicuelinas y la revolera de remate. Saludó tras parear Curro Javier. Comienzo con pases por altos y de pechos con susto inicial. Rápidamente mete a Corralero en el canasto y traza lances estirando la embestida a base de alargar el brazo. Alternando series quieto con otras perdiendo el paso. Lo mejor dos tandas natural, siendo largos y templados. Termina en cercanías con circulares y cambios de manos. Faena llena de técnica. Necesitó de un golpe de verduguillo tras aviso. Intentó lucirse Perera a la salida del cuarto pero Elitista se quedó a mitad de camino. Vistoso el quite por cordobinas, rematado por tafallera y la media. Obligado a saludar Javier Ambel tras el tercio. Comienzo típico en el diestro de la Puebla del Prior, con el pase cambiado de espalda en los medios, hasta tres le dio con cante por fandango de un espectador incluido. Poco fuelle el del Parralejo que fue muy a menos y sin ninguna transmisión, teniendo que poner Perera todo de su parte, buscando sacar donde apenas había y entregándose para estar por encima de su oponente. Pinchazo hondo y entera baja tras aviso.

Alejandro Talavante: frío saludo capotero a su primero. Quite por chicuelinas y la media. Nada más sacarlo a los medios se dispuso con el toreo al natural. Embestida sosa de Perola. El toreo en redondo con la diestra resultó más deslucida y menos limpia. Espada entera tras pinchazo. La deslucida embestida del que hizo quinto tampoco permitió a Talavante desplegar su toreo de capote. Por doblones se lo llevó a los medios en el comienzo muleteril. Torería, templanza, quietud y suavidad caracterizaron la labor del pacense por ambos pitones, ante un toro de nula casta y raza que requería le llevara la muleta siempre a media altura. Este también fue a menos parándose poco a poco. Mal con el acero. Escuchó dos avisos.

David de Miranda: verónicas con el compás abierto rematando con gaonera y revolera fue el recibimiento al tercero de la tarde. Gallito derriba al caballo de picar. Quite por ajustadas gaoneras y la revolera de remate. La faena de muleta se inició citando desde los medios para dar naturales muy verticales. De Miranda lo llevó templado por el pitón derecho, entendiendo la repetida y humillada embestida por ese pitón del burel. La nobleza y humillación siguió por el izquierdo, donde el diestro engarzó tres series limpias. Terminó arrimándose y con manoletinas. Lo finiquitó de un estoconazo al compás de palmas por bulerías del público. Por delantales saludó al cierraplaza. Empujó Quirrito durante tiempo contra el peto del equino. Por estatutarios el inicio del último tercio. El fandango vuelve a hacerse presente por otro espectador al tiempo que el de Trigueros efectuaba el toreo en redondo. Se mostró firme el torero ante un burel algo bruto en su embestida, soso y de poca movilidad. Acabó entre pitones. Defectuosa y fea espada.

Plaza de toros de La Merced (2° categoría), Huelva. Más de tres cuartos de entrada. Toros de El Parralejo: de aceptable presentación, excepto el gordo sexto y desigual juego, destacando el tercero por su movilidad. Aplaudido al arrastre primero y tercero, pitado el cuarto. Dos horas y media de festejo.

Miguel Ángel Perera: saludo y saludo.

Alejandro Talavante: silencio y silencio.

David de Miranda: dos orejas y aplausos.

Crónica: Fiesta Nacional