El diestro Iván Fandiño ha protagonizado un triunfo rotundo de cuatro orejas en la localidad conquense de Villamayor de Santiago, y ha salido a hombros junto a Antonio Nazaré, en una tarde en la que Francisco Rivera Ordóñez «Paquirri» ha resultado volteado, sin mayores consecuencias.

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de Caridad Cobaleda Galache, bien presentados, de armónicas hechuras, nobles, con calidad y justos de fuerza y casta. El primero «ha aprendido» demasiado pronto por el pitón derecho.

Francisco Rivera Ordóñez «Paquirri», silencio y silencio.

Iván Fandiño, dos orejas y dos orejas.

Antonio Nazaré, oreja y oreja.

En cuadrillas, buena brega de Iván García en el cuarto.

La plaza ha registrado media entrada en los tendidos.

DE DULCE

Interesante ha resultado la corrida de Caridad Cobaleda, pues a su condición de encaste -Galache- en franco retroceso dentro de la cabaña de lidia, satisface presenciar que toros casi proscritos ofrezcan un juego muy aceptable.

Y no es que la corrida haya sido para tirar cohetes, ya que no le ha sobrado la casta ni la fuerza, como, por otro lado, ocurre con tantas otras ganaderías y tantos festejos en los que se lidian toros del encaste predominante; pero sí ha tenido calidad y nobleza a raudales, y ha permitido, por momentos, hacer el toreo que emociona por la vía de la plasticidad, pues embistieron de dulce.

Y de dulce han toreado, por momentos, tanto Iván Fandiño como Antonio Nazaré.

El torero vasco ha evidenciado, una tarde más, encontrarse en el camino de la recuperación. Frente a sus dos enemigos ha sobresalido un toreo al natural mecido y a compás, sin poder apretar por abajo, pero de magnífico trazo, cadencia y elegancia. Además, ha acabado con su dos oponentes al primer intento estoqueador, destacando el buen espadazo cobrado en su primero.

Antonio Nazaré ha llevado a cámara lenta al tercero, que ha embestido a igual velocidad, mientras que el sexto, al que ha mecido en el recibo a la verónica, se ha parado más en el último tercio, aunque igualmente ha derrochado nobleza. Ha tirado de alardes en el último tramo para encender los ánimos en los tendidos y acompañar a hombros a Fandiño, como ha conseguido.

Un robusto Paquirri ha apechado con el lote de menos posibilidades.

Su primero ha tenido mucha clase en la primera y única tanda por el pitón izquierdo que ha ejecutado el torero madrileño, pues al cambiar el pitón e intentar hilvanar tanda por el diestro el torero abrió un hueco que ha visto el toro con el resultado de una voltereta, de la que ha salido dolorido, aunque no herido. Se ha puesto delante otra vez aunque fugazmente, y a matar.

Su segundo no ha humillado y su matador, mermado en su agilidad, ha tirado de miradas al tendido para justificarse, en trasteo también breve. Ha matado deficientemente a sus dos oponentes.

Agencia EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here