Álvaro Seseña triunfa en Guadarrama con la de Aurelio Hernando

Buen encierro de los veraguas de Aurelio Hernando con varios novillos ovacionados en el arrastre, para Javier Montalvo, Manuel Diosleguarde y Álvaro Seseña en Guadarrama.

 

Arrancó la tarde de los jaboneros con un novillo que tras pararle con el capote Javier Montalvo y cumplir con el caballo se partió una mano. Fue sustituido por el sobrero, novillo con el que Javier después de pararlo con el capote y cumplir en el caballo, realizo una faena condicionada por el aire. Novillo manifestó falta de fuerzas pero con un buen fondo de nobleza, y a pesar de quedarse corto por el pitón derecho Javier realizó los mejores pasajes de la faena por el pitón izquierdo, con naturales largos y templados del de Aurelio Hernando. Mató de estocada y cortó la primera oreja de la tarde.
Con el segundo novillo de su lote, un animal bien hecho, Montalvo lanceó por verónicas para después de cumplir en el caballo. Ya con la muleta, Javier inicio las primeras tandas con la mano derecha, donde le obligo siempre por abajo. La faena alcanzó mayor altura con las embestidas por el pitón izquierdo, donde sacaría los mejores muletazos, largos y con profundidad. Terminó con pases circulares y cambió la oreja por ovación después de pinchar con la espada. Novillo ovacionado en el arrastre de nombre Molinero número 12

Foto: Ivi Martín

Humilló el segundo novillo de la tarde en el capote de Manuel Diosleguarde. Derribo en el caballo en dos puyazos en el que el animal se empleo. Realizó el quite Seseña con gaoneras y saltilleras. Después de brindar al público, Diosleguarde realizó lo más destacado por el pitón izquierdo, con buenas series de naturales. Entendió Manuel al animal que requería terrenos de cercanías para cerrar la faena muy en corto con buenos derechazos. Mató de una estocada caída y cortó una oreja.
Con el segundo de su lote, Diosleguarde templó en el capote al novillo. Con el caballo recibió un trasero y fuerte puyazo, donde a pesar de ello, el de Aurelio sacó nobleza y duración en la faena de muleta. El de Salamanca, basó la faena en el pitón derecho, donde el animal repitió por abajo. Novillo con buen fondo de nobleza que permitió lucirse al torero pero donde no acabó de rematar la faena con los fallos con el acero. Ovación para el novillo de Aurelio Hernando marcado con el número 17 de nombre Bombin y silencio para el torero.

Foto: Ivi Martín
 

Bonito de hechuras fue el tercer novillo que correspondió a Álvaro Seseña, al que recibió con tres largas cambiadas y un manojo de verónicas. Empujó con la cara fija el animal en la vara que tomó. Después de brindar al público, en las primeras tandas de tanteo en el inicio de faena se partió el pitón por la cepa el animal. Seseña optó por abreviar la faena.  Mató de dos pinchazos y estocada. Silencio.
Con el segundo novillo de su lote, un animal con volumen y serio, Seseña paró a un novillo que se frenó en los primeros lances con el capote. Después de pasar por el caballo y derribar con fuerza, fue lidiado con gran acierto en las manos de Raúl Cervantes. El novillo arrancó la faena un tanto reservón en las primeras tandas, sin acabar los finales del muletazo. Pero fue en la corta distancia donde Seseña empezó a meter al novillo en la canasta, a base de robárselos de uno en uno. Metió al público en la canasta en los finales de faena, donde se pegó un arrimón rodillas en tierra y entre los pitones del animal. Faena de paciencia, de menos a más y llena de emoción que culminó con una gran estocada sin puntilla. Cortó dos orejas. Ovación para el novillo de Aurelio Hernando. 

Foto: Ivi Martín

 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Guadarrama, Madrid. Cuarto festejo de feria. Novillada picada. Novillos de Aurelio Hernando. Tres cuartos de entrada del aforo permitido.

Javier Montalvo oreja y ovación.

Manuel Diosleguarde, oreja y silencio.

Álvaro Seseña silencio y dos orejas.

Destacó la buena lidia de Raúl Cervantes al sexto novillo.

Fotos: Ivi Martín