Triunfo de Solalito con una dura y correosa novillada de Cuadri en Guadarrama

80
HIJOS DE CELESTINO CUADRI
José Antonio Lavado – Diego Peseiro – Solalito
 


Plaza de toros de Guadarrama, 4 de Octubre de 2022. Casi lleno en tarde calurosa. Seis novillos de Hijos de Celestino Cuadri .

José Antonio Lavado (silencio, silencio y silencio)

Diego Peseiro (silencio en único que mató)

Solalito (ovación y oreja)

Nota: Diego Peseiro pasó a la enfermería por indisposición no pudiendo continuar la lidia.


 

Cerraba Guadarrama la Feria Taurina 2022 con un casi lleno en sus tendidos y una temperatura más propia de Junio que de Octubre.

Mucho mérito para José Antonio Lavado, Diego Peseiro y Solalito que se las vieron con un serio, duro y correoso encierro de Hijos de Celestino Cuadri. 

 

La primera ovación de la tarde por la presentación se la llevó Lobero herrado con el número 31. Tras pararlo Lavado con el capote, pasó el novillo por el caballo en dos  puyazos traseros y caídos que acabaron mermando al animal en la faena de muleta. Llegó Lobero, casi parado sin querer humillar, costándole una eternidad el poder ofrecer una arrancada. El torero lo intentó en todo momento, pero ya era demasiado tarde. A la hora de matar, se encontró con un colaborador que siempre le echaba la cara arriba y tapaba la salida. Silencio.

Grande, largo, cuajado con kilos, hondo y con más trapío que muchos toros de plazas de primera fue el cuarto. Puntero herrado con el numero 21, al que recibió a la verónica José Antonio Lavado. Pasó por el caballo para recibir de lo lindo en dos puyazos largos. Con la muleta, el novillo iniciaba los viajes con todo, violento y soltando la cara en los finales del muletazo. Aún así, Lavado le robó muletazos de calidad, pero sin llegar a calar en los tendidos. Con la espada se volvió a atascar. Silencio.

Tras la indisposición de Diego Peseiro le correspondió por antigüedad estoquear el novillo a José Antonio Lavado tuvo que lidiar con Zapador, novillo grande, largo y alto que cerró la novillada de Cuadri. No se empleo nada el animal con el capote. Tuvo el picador que rectificar varias veces los dos puyazos que le despachó. Se puso complicado el animal en banderillas poniendo en apuros a la cuadrilla de Lavado. Otro animal áspero y complicado en sus arrancadas en las que a Lavado le faltó mando y poder sobre un animal que no lo puso fácil. Tras media estocada y descabello recibió silencio. 

Diego Peseiro despachó al segundo de la tarde. Novillo que echo el freno de mano con el capote. Tras pasar por el caballo, ofreció pocas opciones a Peseiro ofreciendo bruscas embestidas en cada viaje que marcaba. El novillero tan solo pudo abreviar para luego pasar no pocas dificultades a la hora de matar. Silencio.

Llegó Solal Calmet “Solalito para vérselas con el tercero de la tarde, de nombre Peregrino herrado con el número 44 con caja y largo como un tren. Manejó bien los vuelos del capote Solalito, conjugando verónicas con chicuelinas y una media  llevándose al novillo hasta el mismo centro de la plaza. Se empleó el novillo con fijeza en el caballo. Brindo al público Solalito y comenzó una faena por abajo, pilar fundamental de la faena para limar la aspereza y brusquedad del animal. Estuvo inteligente el francés donde desde las primeras tandas, dejó siempre la muleta en la cara del animal para en un palmo de terreno sacar los muletazos. Con la mano izquierda tuvo intensidad y emoción en una embestida más larga que ofreció el de Cuadri. Mató de buena estocada pero el novillo tardó en caer enfriando una faena de buena disposición del torero. Palmas para el novillo en el arrastre y ovación con petición de oreja para el torero francés.

De nuevo cuajó con el capote Solalito al que estaba reseñado como sexto y que saltó en quinto lugar por indisposición de Diego Peseiro.  Empujó con fijeza y fuerza el de Cuadri en el caballo. Puso disposición Solalito con las banderillas en los pares de dentro afuera. La faena de muleta de nuevo Solalito consiguió meter al animal a base de atacarle desde el mismo inicio de faena, no dejándole pensar. Muy bien colocado, logró sacar muletazos templados y por abajo al novillo. Ligó tandas por el pitón izquierdo, siempre muy cruzado con el animal, en un toreo muy vertical, entregado y metiéndose literalmente entre los pitones. Mató de buena estocada al segundo viaje. Buena tarde del torero francés por actitud y entrega en Guadarrama, que recibió la oreja premiando al conjunto de la tarde.

Fotos: El rey toro