Dos orejas, una por cada toro cortó Fabio Castañeda, logrando con ello abrir la Puerta Grande y salir en volandas en su presentación escenificada en la primera tarde taurina en la feria, que en Honor a la Santísima Virgen del Rosario, se realiza en Huari, Perú, en el mes de octubre.

Castañeda salió al ruedo del coso taurino de Huari, en  tercer lugar en el orden de lidia de los espadas que hicieron el paseíllo; realizó un saludo capotero muy voluntarioso para recibir a su primer toro; como es tradicional, con las banderillas, el nativo de San Cristóbal sigue mostrando que cuenta con un portento de facultades extraordinario, agradando con su accionar al público asistente, recibiendo el más sonoro de los aplausos en esta vistosa suerte de la lidia. 

con la flámula roja, Fabio Castañeda se empleó a fondo, entregándose con verdad, vaciando cada pase en la espalda, llevando al toro muy templadito, cuajándole series de muletazos en tandas de mucha gallardía, para luego ejecutar la suerte suprema de manera efectiva, arrancándole una oreja a este primer oponente y los aplausos a la afición.

En el último toro de la tarde, el segundo que correspondía en suerte el coleta venezolano, sacó a relucir el valor y la templanza que atesora en su arte de lidiador, y con clase y mucha enjundia torera, pudo dominar al complicado  y difícil astado, pasaportándolo con una efectiva dosis de toledana, recibiendo de la autoridad el reconocimiento a su actuación, premiándola esta con una merecida una oreja. 

Los demás compañeros de cartel

La plaza monumental de Huari presentó un lleno hasta la bandera, donde 12 mil aficionados, además de observar las buenas maneras y la excelente labor del diestro venezolano, vieron la presencia en el redondel, de los toreros españoles Francisco Torres y Paco Ramos, quienes lidiaron 6 toros de la prestigiosa ganadería de Colorado, hierro que ha salido triunfador en este coso en par de ocasiones y de manera consecutiva.

El diestro español Francisco Torres Jerez, el más antiguo de la terna, por tanto fue quien partió plaza, saboreo también las mieles del triunfo al salió a hombros junto con el venezolano Fabio Castañeda, pues cortó, una  orejita a cada uno de sus toros.

Por su parte, Paco Ramos el otro diestro español que completó el cartel de la tarde, no alcanzó a tocar pelo, sin embargo recibió del soberano el más respetuoso de los silencios a su labor muleteríl, yéndose de vacío en una plaza donde la afición que asistió, se embriagó de una buena tarde de toros.

Texto: Carlos Alexis Rivera

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here