Pablo Páez: «Empezar el año acartelado en Sevilla es un lujo»

Pablo Páez es un novillero sevillano que lleva consigo el concepto más puro de la escuela sevillana, y es que este diestro bebió de la fuente del maestro Luis de Pauloba, quien le ha inculcado la máxima expresión y torería de la esencia de Sevilla.

Actualmente enfoca la temporada con la idea clara de dar un golpe sobre la mesa en La Maestranza que le suponga un empujón para poder posicionarse en las principales ferias de novilladas con picadores.

¿Cómo afrontas esta temporada?

  • Esta temporada la afronto con muchísima ilusión y ganas de que se me conozca más aún para poder de esta manera estar acartelado en ferias importantes de novilladas. Empezar el año con una novillada el 30 de abril y estar acartelado en Sevilla es un lujo y una ilusión tremenda.

¿Se intensifican los entrenamientos de cara a Sevilla?

  • Los entrenamientos no han cesado desde que terminó la temporada, he entrenado todos los días como si fuera a torear al día siguiente, pero ahora que empieza el campo y demás, han aumentado mucho más. Pero no solo me preparo para Sevilla en especial, me preparo para todo lo que pueda venir.

¿Cómo afrontas la cita de Sevilla?

  • La cita con Sevilla la afronto con muchísima ilusión y sobre todo con responsabilidad de volver a pisar la maestranza después de tres años. Mi compromiso con Sevilla siempre es muy grande ya que es aquí en donde me he formado como torero y donde llevo viviendo tantos años. Es como torear en casa, el sitio y su gente siempre es especial.

¿Ves posible entrar en las principales ferias de novilladas?

  • SÍ, lo veo posible ya que me encuentro en un momento más maduro y con las cosas muy claras, para ello sé que tengo que dar la cara en todos los compromisos y que pasen cosas importantes. Como bien sabes en esta profesión nadie regala nada, pero estoy seguro de que así podrá ser si Dios quiere. 

¿Qué te llevaste del Circuito de Novilladas de Andalucía?

  • El Circuito de Novilladas de Andalucía fue muy importante para mí, se vio mi nombre en un escalafón en el que es muy complicado estar ahí. Me sirvió muchísimo como torero y como persona poder participar en el circuito. Pero sin duda me llevo el indulto de “Bribón” de El Parralejo en Sanlúcar de Barrameda.

¿Con qué tarde de la temporada pasada te quedas?

  •  Como te dije anteriormente sin duda con el indulto en Sanlúcar de Barrameda, fue una tarde sobre todo importante personalmente.

¿Para el que no te conoce cómo es el concepto del toreo de Pablo Páez?

  • Pues la verdad que nunca me gusta definirme a mí mismo como torero, pero sí te puedo decir cual es mi concepto o las ideas que siempre intento buscar. Siempre busco ser poderoso con los animales, hacerlo todo con la máxima entrega posible e intentar siempre ser clásico y puro.

¿Qué ha significado Luis de Pauloba para ti?

  • Luis de Pauloba en mi carrera lo ha significado y lo sigue significando todo, sin duda que un pedazo de torero como él te enseñe desde niño, más tarde te apodere y te guíe en tu carrera es algo muy grande para mí. Es una persona que en la vida y detrás de las tablas te da una confianza increíble.

¿Qué significan para ti todos esos seguidores que te siguen a todas las plazas?

  • Pues a dia de hoy ya que no se me conoce demasiado no tengo muchos que digamos, pero sí que hay muchas personas que me acompañan en todo lo que hago y haya donde vaya, familia, amigos… Incluso tengo una Peña en Francia los cuales todos sus miembros siempre me acompañan y para mí es muy bonito poder llegar a una plaza y verlos a ellos apoyándome siempre pase lo que pase.

¿Quién es Pablo Páez?

  • Pablo Páez es una persona normal, tranquila, a veces jaja siempre tengo que estar haciendo planes después de entrenar, ya sea jugar al pádel, fútbol, montar a caballo… Pero sobre todo disfrutar de esos planes con mi gente de confianza que sin duda sin ellos, no sería nadie.

Autor: Aitor Vian
Fotografías: L.M. Sierra, A. del Carmen, Juan Antonio Viedma, Eduardo Porcuna, J.C. Maestre, Sara Navarro, Yuste, Hugo Cortés, L.M. Rosa