José Manuel Soto y Juan José Padilla, cierran a lo grande las jornadas de Algeciras con “Los Toros y la Música”

Este ‘vis a vis’ que estuvo moderado por el periodista sevillano Emilio Trigo

 El alcalde, José Ignacio Landaluce, junto a la teniente de alcalde delegada de Feria y Fiestas, Juana Cid, y los concejales delegados de Urbanismo, Yéssica  Rodríguez, y de Parques y Jardines, Ángel Martínez, la Subdelegada del Gobierno de la Junta de Andalucía, Eva Pajares y el empresario Carmelo García han acudido a la cuarta y última sesión de las XXXV Jornadas de Tauromaquia, “Ciudad de Algeciras” que se han celebrado en el Claustro del Museo Municipal y que han sido organizadas por la empresa Espectáculos Carmelo García que regenta el Coso de Las Palomas.

Así, la edición de este año ha terminado -jueves 16 de junio- a lo grande con la presencia del matador de toros jerezano Juan José Padilla y del cantante sevillano José Manuel Soto, quienes hablaron sobre “Los Toros y la Música” ante un “Impresionante lleno hasta la bandera”.

Este ‘vis a vis’ que estuvo moderado por el periodista sevillano Emilio Trigo,  sumó el testimonio de un torero arrollador, carismático, un auténtico héroe para la sociedad, tras superar mil avatares de su profesión “a la que ama con verdadera pasión de enamorado”; a la de un artista internacional que “se funde en su género con Julio Iglesias, Bambino y Serrat” de cautivadora personalidad, un cantautor, referente del panorama cultural, social y del mundo del espectáculo.

Juan José Padilla antes de profundizar en el tema recordó sus inicios y la estrecha relación con Algeciras donde tomó la alternativa: “Digamos que aquí comenzó todo…se van a cumplir 28 años de aquel 18 de junio de 1994, con el maestro Pedro Castillo y El Niño de la Taurina, ante toros de la ganadería de Benítez Cubero y recuerdo que aquel día abrí la Puerta de Grande. Además mantuve una estrecha relación con la zona, puesto que viví varios años en Guadacorte, apoderado por el linense Juan Pérez en mis inicios. Y aquí recibí la ‘Insignia de Oro’ del Ayuntamiento. Llevo y me enorgullezco de ello de tener a Algeciras en mi corazón”.

La figura jerezana señaló que: “No se concibe el toreo sin la música, el flamenco, son como dos almas que van de la mano”. También habló ‘El Ciclón de Jerez’ de: “Hemos visto innovaciones musicales en los últimos tiempos en la Fiesta Nacional con corridas flamencas, ópera, música de banda sonora…y al final es renovar para dotar de nuevos atractivos a la corrida, pero soy partidario de que no se puede perder la liturgia”.

Otro aspecto que argumentó Juan José Padilla fue: “La música en la plaza le llega a todo el mundo y hace levantar pasiones también en el público. Sentimientos en el torero y en los tendidos. Más de una faena se ha venido arriba por la música o al contario no ha explotado por no sonar el pasodoble”. 

Por su parte el cantautor sevillano José Manuel Soto afirmó que: “El toreo es fuente de inspiración para mí y para todos los artistas en general. El toreo y la música se envuelven en una magia especial y son expresiones de la misma cultura. Señas de identidad de nuestro país”.

“Tanto el torero como el artista se enfrenta a un público de forma paralela o lo que es lo mismo la responsabilidad, miedos, emoción, sentimientos, triunfo o fracaso y en definitiva eres tú sólo el que tiene que resolver la papeleta. La gran diferencia es que el torero se juega la vida y nosotros el estatus porque si difícil es llegar más mantenerse”, explicó Soto.

José Manuel Soto de igual forma comentó que: “Cuando el concierto alcanza su punto álgido alguna vez hemos visto ‘torear en el escenario’ al artista. Es como si cada uno llevara dentro un torero. Yo intento con la música defender al toro encima de un escenario y de paso hacer afición también”, finalizó el artista sevillano.

Ambos coincidieron en que “La tauromaquia y la música encuentran en el pasodoble el género musical que se asocia directamente con la fiesta de los toros. La presencia de la banda de música en la plaza de toros se ha tornado en un elemento esencial del espectáculo, y sus interpretaciones son una parte importante del mismo. Según la plaza, la intervención de la banda puede variar. Los sonidos de Madrid, Sevilla o Pamplona, nada tienen en común, pero todos son característicos de cada plaza”. Concluyeron Padilla y Soto. 

El primer edil reveló: “Durante estos días hemos podido disfrutar de una serie de encuentros en los que se ha analizado la realidad actual de la Fiesta Nacional desde la perspectiva de distintos puntos de vista. Cabe destacar la buena acogida que han tenido estas jornadas y ha agradecido a los ponentes y a los organizadores del evento por dar voz a una de las tradiciones más arraigadas de nuestra tierra, promoviendo, difundiendo y acercando la tauromaquia a los aficionados al mundo del toreo”, disertó José Ignacio Landaluce.

Un acto que abrochó el moderador recordando ‘La Música Callada del Toreo’ del poeta José Bergamín.