Agitado otoño de despachos, unos encuentra y otros dejan apoderado

85

Todos los cambios de este fin de 2022

 La ruptura profesional, “de mutuo acuerdo”, entre Alejandro Talavante y el diestro retirado José Miguel Arroyo “Joselito” ha cerrado un agitado otoño en los despachos taurinos, en el que se han producido numerosos cambios de apoderamiento.

El anuncio de este último a través de las redes sociales del diestro extremeño, que estaba unido a Joselito desde 2020, se produjo unos días después de que la torera Cristina Sánchez diera por finalizada su vinculación con Antonio Ferrera, antes incluso de que el próximo 5 de enero se cumpla la finalización del contrato firmado entre ambos.

También recientemente se ha conocido el compromiso, con el clásico apretón de manos, entre Fernando Robleño y José Ignacio de la Serna, una vez que el diestro de San Fernando de Henares (Madrid) dejó de ser administrado por Ángel Guzmán -que pasa ahora a llevar la carrera del salmantino Damián Castaño– y su nuevo apoderado rompiera con el venezolano Jesús Enrique Colombo.

Entre la primera fila de los matadores, el movido otoño de los despachos comenzó con la decisión de Daniel Luque de pasar los poderes de su carrera de manos de Carlos Zúñiga hijo a las del diestro retirado Juan Bautista.

Poco tiempo después se conoció también el cambio de gestión de Francisco de Manuel, triunfador de la pasada Feria de Otoño, que ha pasado a ser dirigido por la poderosa casa Matilla con Diego Robles como representante; Rafaelillo cede poderes al empresario Ignacio Lloret tras quitárselos a Manuel Martínez Erice, y el francés Juan Leal firmó con el tandem Simón Casas-Manuel Amador.

También estrenarán apoderado la próxima temporada Juan del Álamo -Lázaro Carmona-, Adrián de Torres -Rodríguez Tamayo y Santiago Ellauri-, Jorge Isiegas -empresa Tauronavarra- y Abel Valls -Puerta Grande 75- tras su ruptura con Luis de Pauloba.

Quien aún no ha anunciado a su nuevo representante es Juan Ortega, que decidió romper con los franceses Simón Casas y Roberto Piles, aunque continuará con el torero Pepe Luis Vargas como hombre de confianza.

En idéntica situación están los albaceteños Miguel Tendero y Sergio Serrano, que rompieron con Alfonso Romero y Manuel Amador, respectivamente, así como Ruiz Muñoz, que dejó a Emilio de Frutos, y Javier Castaño, antes dirigido por Jesús de Alba.

Ellos no son los únicos matadores de toros que aún no tienen decidida su nueva dirección, como es el caso de David de Miranda, el Javier Jiménez, el francés Maxime Solera, el peruano Joaquín Galdós y Filiberto, tras cerrar su relación, en este orden, con Jorge Buendía, José Luis Peralta, Denis Loré, Manuel Álvarez Canorea y Óscar Sánchez.

En el campo de los novilleros, Nemesio Matías decidió dejar de administrar a Álvaro Alarcón, uno de los triunfadores de la temporada madrileña, mientras que Manuel Martínez Erice ha decidido apostar por el novel aragonés Cristiano Torres, Antonio Garzón por el sevillano Martin Morilla y Juan Ruiz Palomares, descubridor de Enrique Ponce, por el cordobés Manuel Román, tres noveles aún a falta de debutar con picadores.

En cuanto a los rejoneadores, Leonardo Hernández ha puesto fin a su relación profesional con Alberto García, Andy Cartagena pasará a ser dirigido por Francisco Manuel Morilla, una vez roto su compromiso con Alejandro da Silva, al tiempo que Iván Magro y el portugués Duarte Fernandes han firmado, respectivamente, con Francisco Cáceres e Ignacio Nacho Matilla y Ángel Castro.

Agencia EFE