Robleño firmo una faena, la del tercero, muy firme y entregada de principio a fin, y en la que hubo también toreo excelso por parte de este veterano torero madrileño

El diestro Fernando Robleño protagonizó hoy en el municipio madrileño de Colmenar de Oreja una soberbia actuación, aunque en su marcador solamente aparezcan reflejadas las dos orejas que cortó al tercer toro del mano a mano que dirimió con Juan Miguel, que también salió a hombros tras pasear un trofeo de cada uno de su lote.

Una faena, la del tercero, muy firme y entregada de principio a fin, y en la que hubo también toreo excelso por parte de este veterano torero madrileño, que llegó a salir por los aires, por fortuna, sin mayores consecuencias que el mero susto. La espada viajó arriba y para él fueron las dos orejas.

Antes, en el que abrió plaza, ya pudo haber tocado pelo de no haber sido por culpa de la espada, pues en su haber hay que anotarle otra labor de altos vuelos, en la que evidenció un gran toreo de capa y un oficio, una naturalidad y una verdad inconmensurable con la muleta ante otro toro de nota alta de la ganadería de Montalvo.

Juan Miguel cuajó también dos buenas faenas, plenas de temple, gusto y, sobre todo, mucha disposición antes sendos toros de la ganadería de Montalvo que fueron también nobles y colaboradores. Cortó una oreja de cada uno de ellos y acompañó a Robleño en la salida a hombros.

FICHA DEL FESTEJO

 

Cuatro toros de Montalvo, el tercero como sobrero, bien presentados y de buen juego.

  • Fernando Robleño, ovación y dos orejas.
  • Juan Miguel, oreja y oreja tras aviso.

La plaza rozó el lleno en los tendidos en tarde espléndida.

AGENCIA EFE, FOTO DE ARCHIVO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here