Desigual de presentación y comportamientos la novillada que abría feria, que más bien parecía una prueba de sementales envíada por D. Juan Pedro Domecq y un quinto novillo del hierro madrileño de Baltasar Ibán con movilidad pero descompuesto en la embestida.

JUAN PEDRO DOMECQ – PARLADÉ| Ángel Jiménez – Héctor Gutiérrez – Manuel Diosleguarde


Plaza de toros de Guadarrama, 29 de Septiembre de 2018. Primera de Feria. Media plaza en tarde calurosa. 5 Novillos de Juan Pedro Domecq – Parladé desigualmente presentados y de juego variado y quinto novillo de Baltasar Ibán.

Ángel Jiménez  (silencio y palmas)

Héctor Gutiérrez (oreja y oreja )

Manuel Diosleguarde (oreja y dos orejas)

 

Arrancó la Feria de Guadarrama 2018 con una calor más propia del mes de Mayo-Junio que de finales de septiembre, donde se anunciaban tres toreros jovenes y con proyección frente a una novillada con hierro de categoría como es Juan Pedro Domecq.

Angel Jiménez recibió al primer novillo de la tarde con un buen ramillete de verónicas. Con la muleta, un animal soso y justo de raza no consiguió levantar el vuelo de la faena. Tras varios pinchazos escucho silencio. Con el cuarto novilo, con el hierro de Juan Pedro Domecq, animal feo de hechuras, alto de agujas y basto, lo intentó con el animal pero fué practicamente imposible donde el novillo llevaba la cara por las nubes y donde Ángel con inteligencia intentó sacar muletazos sueltos al animal llevando la muleta a la altura que requeria. Tras dos pinchazos escucho palmas del público.

FOTO: Andrés Gete
FOTO: Andrés Gete

Llegaba Héctor Gutiérrez de México para cubrir la ausencia por percance del compatriota Diego San Román herido días antes en la plaza francesa de Nimes. Manejo los vuelos del capote con mucho temple en las verónicas y dejando una larga a una mano muy torero. Con la muleta derrochó enorme temple en cada muletazo, junto a una verticalidad en cada muletazo. Gran novillo y terciado con el hierro de Juan Pedro donde dejó embestidas «haciendo el avión». Finalizó con unas manoletinas de rodillas y tras media estocada el presidente concedió una oreja. Con el segundo de su lote de Baltasar Ibán, un animal terciado pero con ese punto de casta que caracteriza al hierro de Ibán, tuvo momentos de emoción. El animal un punto descompuesto en las embestidas ofrecía al mismo tiempo esa emoción que caracteriza a la ganadería. Fué prendido en varias ocasiones el torero y tras una estocada fué concedica una oreja. Palmas del público en el arrastre del novillo de Baltasar.

FOTO: Andrés Gete
FOTO: Andrés Gete

Manuel Diosleguarde, torero maño, recibió al tercer novillo con el hierro de Parladé. Un novillo fuerte y un punto basto de hechuras. Poco partido pudo sacar con semejante animal y tras una faena llena de ganas y entrega en las que ofreció Manuel, paseó una oreja del novillo. Con el sexto de la tarde, una animal grande de caja y serio por delante, Manuel ofreció una faena llena de entrega donde el torero dió todo por agradar al público. El esfuerzo del torero después de conseguir muletazos por ambos pitones y aprovechando con inteligencia la inercia que ofrecia el novillo con las alturas que requería el animal, consiguió cortarle las dos orejas después de un espadazo.

FOTO: Andrés Gete
FOTO: Andrés Gete

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here