Roca Rey, que ha cortado cuatro orejas, ha sido el gran triunfador de la tarde en Salamanca, donde Enrique Ponce cortó una oreja, siendo ovacionado en su lote El Juli.

Se han lidiado toros de Garcigrande y Domingo Hernández el cuarto, correctos de presencia, manejables , destacando el tercero muy bravo, premiado con la vuelta al ruedo y enclasado el sexto.

  • Enrique Ponce, de marfil y oro, Oreja y Ovación tras dos avisos
  • El Juli, de azul marino y oro, Ovación tras aviso y Ovación tras aviso
  • Roca Rey, de pizarra y plata, Dos Orejas tras aviso y Dos Orejas.

Se ha registrado un lleno en La Glorieta, en tarde entoldada, de veraniega temperatura.

ROCA REY DINAMITA LA FERIA DE SALAMANCA

A falta del tradicional festejo de rejones del día de San Mateo, en la última de las corridas de a pie ha tenido lugar lo más destacado de la feria, con el limeño Roca Rey como gran protagonista.

Salió tambaleándose del peto el primero, un animal de amplia badana, cuesta arriba. Desordenada la lidia en banderillas. Tan falto de raza como justo de fortaleza llegó al último tercio. Ponce lo consiguió sujetar en los medios, el animal buscada la huida a la salida de cada muletazo. La muleta puesta siempre en la cara, toreo sin soltar del de Chiva, pulseando la embestida. Estocada entera.

Ponce con el noble cuarto, le consintió, firmando momentos de interés con la derecha, aprovechando los viajes hacia tablas. Faena de recorrer mucha plaza, se le protestaron las poncinas. Se atasca con la espada, desafortunado.

El Juli a base de paciencia y de técnica fue construyendo con un toro de rebrincada embestida en sus inicios, una faena de más contenido que continente. Templado el madrileño aquello fue de menos a más. En el tramo final llegaron los mejores momentos tanto sobre la diestra como al natural, muy largo y toreado lo llevó en los circulares invertidos. Se perfiló en la larga distancia, con el toro encogido, dejando un contundente espadazo, algo trasero en su colocación.

Le molestó el viento al Juli en el quinto, un animal manejable que embestía por inercia. Tiró de oficio en una faena enfibrada, entonado al natural. Fea la estocada, hizo guardia

La tarde explotó en el tercero. Muy expectante el público en el quite por chicuelinas de Roca Rey un toro que cumplió en varas, cobrando un trasero puyazo. Principio la faena por improvisados ayudados por alto, pues se le vino en tromba el animal, según brindaba con solemnidad al público. Tras un inicio algo acelerado, enseguida Roca se puso los galones de general y ordenó el torrente de embestidas de “Capitán”.

Toro bravo con un tejón en la muleta, embistiendo codicioso y con mucho fondo, arrastrando el morro por la arena. El peruano se fundió con el toro, firmando tandas de seis y siete muletazos cimentadas en el temple y el mando, todo muy por abajo, de trazo largo los muletazos. Faena de autoridad e insultante sitio, planta asentada, encajado de riñones, ambicioso el de Lima. Hubo toro y torero. Inverosímiles las bernadinas a modo de broche. Se atracó de toro dejando una estocada contraria. Se pidió el indulto para el toro.

Con cambiados por la espalda inició la faena del sexto. Noble y con clase en la embestida “Señor”, lo llevó empapado en la muleta Roca Rey, que lo supo dosificar, manejando a la perfección tiempos, distancias y alturas. Estocada hasta las cintas, desprendida.

 Crónica de  Pepe Estévez para Agencia Efe /// Foto @Toros_Salamanca

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.