Morante y Urdiales triunfan con una juanpedrada

Morante y Diego Urdiales salen a hombros sin haber tenido toros esta tarde en la tercera del abono santanderino.

Morante de la Puebla: no pudo lucirse como quería con el capote en el abreplaza. La flojera mostrada de inicio el juanpedro se evidenció más en el último tercio, que unido a su falta de casta impidió a Morante desarrollar su toreo. Jaleadas fueron las verónicas poco limpias al que hizo cuarto. Cualquier lance era vitoreado y aplaudido a pesar de la nula codicia del astado, protestando el final de cada cite al que acudía andando. Estocada en el famoso rincón.

Diego Urdiales: con gusto y suavidad saludó a su primero a base de verónicas. Por chicuelinas y la media realizó el quite. Mal picado. Lástima de las pocas fuerzas de Vándalo y su poca condición para que no hubiera más calado en el toreo en redondo y al natural del riojano. Aún así algún estimable derechazo sacó. Como además se rajó al final tuvo que matarlo al hilo de las tablas. Con estilo y pinturería recibió a su segundo. En los medios comenzó la faena de muleta. Dos tandas en redondo fueron suficientes para meterlo en el canasto. Luego vinieron los mejores naturales de la tarde, aunque evidenciara el escobillado burel de cuando en cuando sus limitaciones físicas, yendo a menos. Puso dificultades para entrar a matar, haciéndolo con una trasera algo caída.

Juan Ortega: varias veces dobló las patas delanteras en el saludo de Ortega al tercero de la tarde. Nada positivo obtuvo del inválido que le tocó en suerte, que a duras penas se mantuvo en pie. Con una entera lo finiquitó. No se pudo estirar Ortega para recibir al cierraplaza. Recibió una puya de cada picador. Aplaudido Sandoval al despedirse por su bien hacer tras arrancarse el toro y empujarlo contra las tablas. Doblándose por bajo se lo llevó fuera del tercio para comenzar el último tercio. Otro que a partir de la segunda serie dobla las manos delanteras. Y a partir de ahí se defendía sin cesar el juanpedro, llegando a poner en algún momento en apuros al diestro.

 

Plaza de toros de Santander (2ª categoría), 3ª de abono. Más de tres cuartos de entrada. Ganadería Juan Pedro Domecq: de desigual y poca presentación, flojos y desclasados. Aplaudido al arrastre el cuarto. Pitados al arrastre primero, segundo, quinto, sexto y el tercero no porque el público estaba con la petición de oreja. Dos horas y media de corrida. Al segundo intento acabó con él.

Morante de la Puebla, silencio y dos orejas.

Diego Urdiales, oreja y oreja.

Juan Ortega, ovación y ovación.

Crónica: Fiesta Nacional