Empresa Vera desmiente la expulsión de “varios medios” en la corrida del domingo.

La empresa de la plaza toros de Vera, grupo Viento Bravo, ha desmentido hoy la expulsión de “varios medios de comunicación locales y nacionales”, y matizan que solamente se echó a dos personas “y por infringir la ley”.

“Invitamos a abandonar la plaza a un fotógrafo, que estaba vetado no solo por la empresa, sino también por varios compañeros de profesión y oficinas de prensa de algunos toreros, y a un periodista que consiguió que entrara a la plaza, aún sabiendo de antemano que no tenía permitido el acceso al recinto”, manifiesta a Efe la jefa de prensa del grupo viento bravo, Mika Zarcas.

Zarcas asegura que se periodista le facilito su pase de callejón para que pudiera entrar y, una vez localizado y expulsado del mismo, volvió a conseguir que el fotógrafo se reubicara en los tendidos con un pase de la banda de música.

“En ningún momento expulsamos a ningún medio en concreto y mucho menos a nadie más que a esas dos personas que, obviando las advertencias que ya tenían por parte de la empresa, quisieron saltárselas de una forma poco profesional”, añade la jefa de prensa.

Todo esto ocurrió a la muerte del segundo toro, momento en el que se vivieron otros de mucha tensión e incluso tuvo que personarse la guardia civil, que, además, al tratarse de una sustitución de identidad -el paso de callejón era nominativo y estaba el nombre del periodista-, querían proponerlos para sanción a comparar esta infracción con la de una reventa.

Al final todo quedó en la expulsión de ambas personas, sin que ninguno de ellos haya sido sancionado con ninguna multa.

En cuanto a la polémica de la suspensión del festejo la muerte del quinto toro por falta de eso obreros, Zarcas confiesa que: “Nosotros compramos ocho toros, seis titulares y dos sobreros, el problema es que uno de esos sobreros fue rechazado por los veterinarios en el reconocimiento previo”.

“El reglamento permite que, al ser una plaza de tercera categoría, poder anunciar la corrida con solo un sobrero. Y ante la imposibilidad de traer otro decidimos tirar para adelante con lo que había, pues, remarca,  el reglamento nos avalaba”.

El segundo toro de corrida, primero del Fandi, se rompió la bolsa escrotal que salir del caballo y tuvo que ser sustituido por el único reserva que había en los corrales, y el tercero, primero de López Simón, se partió también una pata en el primer tercio tras cobrar una voltereta.

Ante la ausencia de más sobreros se corrió turno y se echó en tercer lugar el reseñado como sexto, lo que propició que a la muerte del quinto toro no quedarán más animales en los chiqueros, motivo por el que quedó suspendido un festejo en el que los tres toreros no quisieron finalmente salir a hombros.

Agencia  EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here