Los fallos con la espada privaron a Enrique Ponce y a Joselito Adame de posibles triunfos en sus primeros toros y el mexicano se llevó solitaria oreja, en el cierraplaza.

La Mérida registró un lleno para celebrar la efeméride. Su noble afición soportó estoica las difíciles condiciones climáticas para ir a los tendidos del coso de Reforma.

Antes del paseíllo se develó una placa para conmemorar el aniversario de uno de los cosos referentes de la tauromaquia en México. A los dueños de la plaza las autoridades municipales igual les entregaron una placa en el centro del ruedo.

Ponce mancilló con la espada una faena sólida a su primero. Igual le pasó a Joselito con el primero, ante quien dejó ver la raza de torero.

Ante el quinto, Ponce extrajo agua de las piedras. No tenía nada el toro y el de Valencia le arrebató una faena adornada con la “poncina”, que artísticamente fue lo mejor de la tarde. Marró con el acero y se le fue al menos una oreja. Dio muy sentida vuelta al ruedo.

Y Joselito salió a comerse al último. Con recursos y mucha voluntad, hizo mucho ante un toro que iba, pero se quedaba corto. Le premiaron con una oreja tras una entera al segundo viaje y un descabello de pintura.

El subalterno yucateco Ermir Puc fue feamente estrellado en tablas al intentar un par de banderillas.

Prensa Toros Yucatán

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here