El jerezano, con tres orejas, comparte triunfo con Miguel Abellán y El Fandi, dos trofeos cada uno

Fiesta total desde el paseíllo. Explosión de júbilo en las peñas con la aparición de Juan José Padilla por la puerta de cuadrillas para hacer el paseíllo. Gritos de «Padilla quédate» y «Padilla maravilla». Ídolo total. Un ídolo que no defraudó desde el minuto uno y que desplegó todo su arsenal capotero, banderillero y muletero en el coso oscense. Un adiós fiel a su estilo y a su público. A un público de Huesca que lo llevó en volandas hasta saborear esa puerta grande, última de tantas en esta plaza. Un adiós como bien se merecía Juan José. 

También a hombros Miguel Abellán, que firmó una faena con muy buenos muletazos al buen segundo de Salvador Domecq y que vino a demostrar que no era casualidad su condición de triunfador de la pasada feria. Aún pudo cortar otro trofeo más en del sobrero quinto, pero en esta ocasión no estuvo acertado con los aceros. Tampoco acertó con los aceros El Fandi ante su primero, saliendo a dar todo ante el sexto, con el firme propósito de acompañar a hombros a Padilla y Abellán. Sus ganas se encontraron con un buen colaborador, ante el que mostró toda su variedad y vistosidad con el capote y las banderillas. En el último tercio, igualmente, puso todo para buscar el triunfo, firmando un trasteo vibrante. Dos orejas y puerta grande también para Fandila.

Plaza de toros de Huesca. Casi lleno.

Toros de Salvador Domecq (incluido 5º bis), terciados y nobles; destacaron 2º y 5º bis.

Juan José Padilla, de celeste y oro. Dos Orejas y Oreja

Miguel Abellán, de verde y oro. Dos Orejas y Silencio

El Fandi, de grana y oro. Silencio y Dos Orejas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here