El torero albaceteño afronta ya con ilusión un otoño – invierno que será intenso y que le llevará hasta una temporada 2019

Un mes y medio después de sufrir un fuerte percance en Las Ventas, donde un toro de Partido de Resina le propinó una cornada de pronóstico “muy grave”, Rubén Pinar ha vuelto a probarse delante de un animal. Ha sido en la ganadería murciana de Nazario Ibáñez, donde ha tentado una vaca y un toro con buenas sensaciones, dejando atrás días de mucho esfuerzo y sacrificio en el proceso de recuperación, poniendo punto y final a este capítulo.

De esta forma, el torero albaceteño afronta ya con ilusión un otoño – invierno que será intenso y que le llevará hasta una temporada 2019 que se presenta apasionante, con la novedad, presentada hace unos días, de su nuevo apoderamiento por parte de Alberto García y Eduardo Dávila Miura.

Artículo anteriorOrejas para Andy Cartagena y Leo Valadez en La México
Artículo siguienteCarmelo rompe moldes en Sanlucar contratando una corrida de Victorino para el 2019
Manolo Herrera comenzó hace mas de dos décadas en la información taurina. Sus comienzo fueron radiofónicos, pasando luego a TV y desde hace tiempo en distintos portales de información taurina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here