Puerta y Filiberto, una oreja cada uno en deslucida corrida Blanca (Murcia)

Los matadores de toros murcianos Antonio Puerta y Filiberto han cortado esta tarde una oreja cada uno en la corrida de toros de Blanca (Murcia), en la que se han enfrentado en un mano a mano a cuatro astados de la ganadería de El Torero.

Eran correctos de presentación y nobles, pero han llegado a la muleta muy justos de fuerza, sobre todo el que ha cerrado plaza, que ha sido un marmolillo.

El segundo ha sido descabellado en el ruedo al romperse una pata y sustituido por otro del mismo hierro.

El coso portátil instalado ha rozado el lleno en una tarde que comenzó soleada pero que ha acabado con bajas temperaturas.

Antonio Puerta: oreja y ovación tras aviso.

Filiberto: oreja y ovación tras aviso.

La corrida, de la cuarta Feria Villa del Toro, ha estado condicionada por las escasas condiciones de las reses, que han dado poco juego en la muleta, y por unos toreros que han acusado el comienzo de temporada.

Solo han quedado para el recuerdo en el caso de Puerta unas tandas de muletazos en su primero y sendas series de muletazos y naturales al cuarto.

Filiberto se ha lucido en un quite por tafalleras y sendas tandas de naturales en sus dos oponentes, pero ha estado muy desafortunado con la espada.

La corrida, que había despertado una gran expectación por ser la primera que se celebraba esta temporada en la región de Murcia, ha decepcionado a los aficionados, que en su mayoría procedían de los vecinos municipios de Cehegín, pueblo natal de Puerta, y Calasparra, localidad de origen de Filiberto.

Agencia EFE