Mario Palacios y Miguel A Pacheco heridos en la novillada de Madrid

0

Oreja y cornada para Mario Palacios; Miguel Ángel Pacheco también resulta herido

Ficha de la Novillada

Plaza de toros de Las Ventas (Madrid),  Un cuarto de entrada.

Novillos de Los Chospes, bien presentados y de dispares hechuras. Nobles y manejables en distintos grados

Mario Palacios, ovación con saludos y oreja

Miguel Ángel Pacheco, silencio tras aviso y herido

Adrien Salenc, ovación con saludos, silencio en el que mató por Pacheco y ovación con saludos

Mario Palacios cortó una oreja en el cuarto, tras sufrir una cornada de 20 cm en el muslo izquierdo durante la faena de muleta que continuó con un torniquete e incluso paseó el trofeo antes de entrar a la enfermería. Le tocó en suerte el mejor lote, pronto y alegre, de una novillada bruta y violenta de Los Chospes. El quinto también hirió a Miguel Ángel Pacheco en el muslo derecho y Adrien Salenc tuvo que estoquear a tres novillos que no fueron nada fáciles y a los que se enfrentó dispuesto a ganar la batalla.

El cuarto más ancho de sienes y astifino tuvo alegría en la embestida y se desplazó por ambos pitones. A Mario Palacios, al igual que en su primera faena, con otro novillo con posibilidades, le costó llegar a los tendidos. Esa tendencia cambió cuando fue herido y el público se comprometió con su labor, ya acortando distancias. La estocada desencadenó la petición de oreja que fue concedida con algunas protestas. El primero, bajo y bien hecho también respondió. Le instrumentó muletazos limpios en una labor serena a la que le faltó transmisión. 

Miguel Ángel Pacheco debutó con un novillo bajo, astifino, silleto, que enseñó las puntas y lo brindó al público. Había manseado en el primer tercio y lo había saludado de rodillas con el capote. En los medios también citó de rodillas en un inicio comprometido y con riesgo ya que el novillo no tenía fijeza en la muleta y se le venía por dentro. Había que tocar mucho y llevarlo tapado y así lo hizo en las dos siguientes series. El calamocheo fue a peor aunque el novillerose mostró firme y llegó la voltereta. En el quinto, bruto y violento, con velocidad y fuerza en la embestida, fue herido en el muslo derecho durante la faena de muleta. Lo pasaportó Salenc.

El otro debutante de la tarde también brindó al público. La suya fue una tarde de disposición, ganas y entregas, frente a novillos agresivos con los que pudo demostrar su faceta lidiadora. El tercero, muy montado, manseó en los inicios. El parecido calamocheo solo permitió un inicio a destacar por trincherazos. Por el izquierdo fue imposible. Al que cerró plaza le pudo instrumentar alguna serie meritoria pero tenía mucho que tragar y aguantar. En ambos casos su esfuerzo fue reconocido por el público que lo sacó a saludar. 

Parte médico de Mario Palacios

Parte médico de Miguel Ángel Pacheco

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here