El pistoletazo de salida de la inminente Feria de San Julián, que se desarrollará entre los próximos sábado 24 y miércoles 28, será el regreso de los toros de Santa Coloma a Cuenca.

A nivel ganadero, el ciclo conquense destaca sobremanera por la presencia de una vacada con muchísimo interés y muy del gusto de los aficionados: la divisa santacolomeña de Pallarés, propiedad de la familia Benítez-Cubero. Este hierro está formado en base a vacas y sementales de esa ganadería, a los que se añadió el lote de reproductores que correspondió a Pilar Buendía, esposa de Benítez-Cubero, de la herencia de su padre, Joaquín Buendía.

La apuesta de la empresa por un hierro de este corte se consolida de la mejor forma posible, y es que se trata de uno de los encastes más esperados por parte de los aficionados más exigentes.

Del encierro dará cuenta un cartel muy interesante. Abre terna Curro Díaz, un torero veterano con sello propio, estilo único y pellizco de artista como muy pocos tienen. Debutará en Cuenca Román, que se ha ganado un sitio por méritos propios al entregarse en cada tarde sin condición y al ser una de las revelaciones del año. Cierra cartel Ginés Marín, uno de los jóvenes más prometedores y al que apetece mucho ver con los santacoloma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here