El diestro valenciano Enrique Ponce asegura sentirse pleno después de 30 años de trayectoria y listo a seguir por tiempo indefinido mientras mantenga la ilusión intacta y «lo más difícil: que el público aguante»

Después de presentarse hace escasos días en la corrida por el 90 aniversario de la plaza mexicana de Mérida, capital del estado de Yucatán, este 27 de enero, Ponce afirma a Efe que cerca de los 50 años de edad todavía se siente en muy buena forma para torear.

«Je, je, bueno, momento, que todavía me quedan para los 50 (tiene 47), pero bueno, estoy bien, me encuentro bien y lo importante es que me encuentro, yo creo, mejor que nunca«, afirmó el torero sobre su cercanía al quinto decenio de vida.

Aunque salió sin trofeos de la corrida de Mérida, en la que el mexicano Joselito Adame cortó una oreja, Ponce asegura sentirse en un buen momento de su carrera, que comenzó en 1986.

«Estoy muy bien delante del toro y dando todo, y además, sintiendo como nunca y toreando con el alma, buscando esa espiritualidad de cada momento delante del toro. Puedo decir que estoy feliz y me encuentro muy bien«, sostiene.

El diestro español dejó este domingo la plaza de Mérida cobijado por los saludos de un público que por decenas se acerca para saludarlo y a quienes corresponde de manera amable.

Todavía con el traje de luces, un atuendo champaña y oro, Ponce señala, siempre de manera muy cortés, no tener aún idea de cuánto tiempo le queda en la fiesta brava, pues, sostiene, «un artista no tiene edad«.

El retiro es algo que uno personalmente va percibiendo y «puede ser que me vaya pasado mañana o que dure cinco años más, es algo que no se sabe; eso son sentimientos«, comenta.

Resalta que un torero es un artista que mientras se encuentre bien, capacitado y dotado para dar su arte cada tarde y cada día y tener la ilusión intacta, puede seguir todo el tiempo que quiera y le dure esta sensación.

«Luego, lo que es más difícil: que te aguanten, eso es más difícil a que tú aguantes«, enfatizó Ponce.

Ponce consideró que lleva un formidable inicio de año, con faenas en las que ha salido a hombros, tanto en Manizales (Colombia) el pasado 13 de enero con su paisano Julián López «El Juli», como en León (México), este 26 de enero, en León (México), con el mexicano Leo Valadez.

El torero español explicó que espera en poco tiempo superar la situación de salud que le impide estar al 100 % ya que se negó a una cirugía de ligamentos cruzados en la pierna derecha para optar por el tratamiento clínico.

En los próximos días, Ponce participará en la corrida del 73 aniversario de la Plaza de Toros México, con los toreros Sergio Flores, Luis David y el rejoneador español Pablo Hermoso de Mendoza.

Juan Carlos Gutiérrez para Agencia EFE

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here