no images were found

David Galván y López Simón, a por todas

 

A por todas salieron David Galván y López Simón en la tarde de ayer en San Fernando donde la plaza se vestía de gala para cumplir 145 años de historia, y todo, a pesar del inconveniente de tener que lidiar contra el viento y contra la mansedumbre de los astados de Albarreal, aun así ninguno se dejó nada en el esportón saliendo triunfadores merecidamente.

 

El primero de Galván, torero que viene abalado por puertas grandes allá por donde pisa, fue un toro flojo, bien picado por José Manuel Elena y bien en banderillas  Álvaro Núñez como Rafael Limón. La faena llevada a los medios, marcada por el fuerte viento, contó con muletazos lentos y de mano baja hasta quedarse sin enemigo y refugiarse en tablas. Una estocada rubrico el trasteo. En el tercero desplegó un ramillete de toreo de capote con dos largas en el tercio, verónicas y media rodilla en tierra. Ante la falta de toro se montó encima, faena de valor y exposición entre pitones. El quinto no fue mejor que sus hermanos de condición, sin embargo contó con la elegancia de un torero que saca agua de pozos secos y que los exprime hasta su última gota. La espada le funciona bien y eso es una garantía.

 

López Simón, número uno del escalafón, mostró su condición de figura en el primer toro dando una lección de tauromaquia de alta escuela. Toreo muy templado, de figura erguida, bajando las manos con trazo largo, despaciosidad, ligazón y variedad que levantó al público de sus asientos. Alargó faena, quiso matar recibiendo pinchando hasta cuatro veces  perdiendo los trofeos. En el cuarto, otro manso al que recibió muy bien con el capote se repitió la historia, faena de altibajos con muletazos sueltos pero siempre de impecable presentación y figura. Otra vez fallo con los aceros, pero un público entregado con el torero al que incluso se le escapa alguna lágrima es obligado a salir a saludar. En el sexto el público no podía estar más entregada ante un diestro al que tenían que sacar a hombros si o si. Un toro calco de sus hermanos con escaso fondo, mostrando el madrileño una claras credenciales de triunfo comenzando de hinojos y por redondos en terrenos del toro, en querencias, hasta que dejó de buscar pelea y buscar refugio. Allí que López Simón echaría el resto con pases sueltos y desplantes en otra tauromaquia que de igual maneja de bien. Estocada fulminante y devolución de montera de Galván, a quien brindó, en devolución de igual acto en su toro tercero.

 

Ficha:

Plaza de toros de San Fernando, corrida de toros con motivo de las Feria del Carmen y de la Sal 2016, tarde de fuerte levante y calor, media plaza. Toros de Albarreal desiguales de presencia, mansos en general, mejor el segundo, noble con calidad y clase.

Toreros:

David Galván (sangre de toro y oro), dos orejas, oreja y dos orejas.

 

Alberto López Simón (azul cielo y oro), vuelta, gran ovación y dos orejas y rabo.

Incidencias:

Buena actuación de todas las cuadrillas, tanto a caballo como a pie. Se guardo un minuto de silencio en memoria de Félix García Lamelas, asesor taurino de la plaza, y el matador de toros Víctor Barrio.  Acompañó las faenas con el cante Remedios Reyes. Debutó en el palco como asesor el matador de toros Antonio Pérez.

 

Crónica: Juan José Guerrero Bonmatty

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here