Vueltas al ruedo para Rodrigo Molina y David Salvador en Sevilla

0
682

Rodrigo Molina, David Salvador y El Lauri mostraron buenas credenciales ante la afición de Sevilla en un festejo en el que el interés no decayó en ningún momento y en el que todos hicieron méritos para triunfar.

Rodrigo Molina, de Sevilla, dio buenos lances al novillo que abrió plaza, provocando los primeros oles de la noche. Con la muleta entendió bien a un animal que tuvo movilidad y viveza. Un inoportuno desarme rompió el ritmo de la faena pero volvió a entonarse con la derecha, justo antes de sufrir una voltereta. Se recompuso bien y mató a la primera, pidiéndose la oreja, premio que el presidente no concedió.

Molina volvió a mostrarse suelto y variado con el capote en el cuarto, que brindó al público. En la muleta el novillo soltaba la cara y resultaba molesto, pero Molina le sacó partido sobre todo al natural. Mató de pinchazo, estocada y varios descabellos. Silencio tras aviso.

David Salvador, de la Escuela Taurina de Salamanca, mostró tablas desde que se abrió de capa, lo que no impidió que sufriera una voltereta en un quite. Con la muleta destacó su toreo con la derecha, dejando series de buen corte y elegancia. Mató de estocada y de nuevo hubo petición de oreja, aunque más débil. Fue ovacionado.

El salmantino firmó en el quinto una de las mejores faenas del ciclo, en la que toreó con la derecha con temple y buen ritmo, curiosamente sin ayudarse con el estoque simulado. Fueron derechazos de buen trazo y muy buenos naturales en una faena que no culminó con la espada, perdiendo una buena oportunidad de triunfo. Dio la vuelta al ruedo.

El Lauri toreó bien a la verónica al tercero de la noche. Con la muleta firmó una labor a más, destacando su temple y su forma serena de estar en la cara de su enemigo. Tuvo más complicación el de Cayetano Muñoz y el de Alhaurín lo entendió muy bien, logrando momentos de calidad por ambos pitones. Mató de media y dos descabellos.

Al sexto lo recibió con faroles de rodillas y buenos lances. La faena comenzó a tomar vuelo después de un desarme inicial y sobresalió de nuevo en el toreo con la derecha, vertical y de buen trazo. Avanzada la faena sufrió una fea voltereta sin consecuencias. Se arrimó con raza haciendo méritos para el triunfo. Lamentablemente lo emborrono todo con la espada

 

Se lidiaron astados de Cayetano Muñoz, bien presentados y colaboradores.

Rodrigo Molina, vuelta tras petición y silencio tras aviso.

David Salvador, ovación tras petición y vuelta al ruedo.

El Lauri, ovación y silencio.

Tres cuartos de entrada en noche calurosa

 

FUENTE Y FOTO: www.plazadetorosdelamaestranza.com

No hay comentarios

Dejar respuesta