Una oreja para López Simón y otra para Talavante, que firmó el mejor toreo

0
1083

Una oreja de muy distinto valor pasearon hoy por el ruedo de Pamplona Alberto López Simón y Alejandro Talavante durante la séptima corrida de los Sanfermines, en la que fue este último diestro quien firmó el mejor toreo de la tarde.

FICHA DEL FESTEJO:

Seis toros de Jandilla, de desigual remate y dispares de volúmenes. En general, corrida de poco fondo y raza, aunque varios toros resultaron manejables para los toreros y en especial el quinto, que embistió con mayor entrega y recorrido.

Diego Urdiales, de rioja y oro: estocada baja (silencio); estocada contraria perpendicular (ovación tras aviso).

Alejandro Talavante, de violeta y oro: estocada trasera atravesada y descabello (oreja); pinchazo, media estocada tendida desprendida y dos descabellos (vuelta al ruedo).

López Simón, de salmón y oro: pinchazo bajo y estocada desprendida (oreja); pinchazo hondo y estocada baja (vuelta al ruedo tras petición de oreja).

Entre las cuadrillas, destacó la efectividad de los hombres de Alejandro Talavante.

Séptimo festejo de abono de la feria de San Fermín, con lleno total en los tendidos en tarde nublada y con tibia lluvia en algunos instantes.

LA MEJOR FAENA, HASTA EL MOMENTO

En una feria donde el toreo más hondo y puro suele ser una excepción, fue Alejandro Talavante quien marcó la diferencia con su faena al quinto toro de la tarde, el mejor de la corrida, por mucho que sus fallos con la espada le dejaran sin premio tangible.

Fue este toro de Jandilla el único que embistió con entrega suficiente no sólo para repetir sino también para ir más allá de la figura del torero en sus arrancadas tras de la muleta.

Y para ello contó tanto el mínimo castigo que le dieron en varas como, sobre todo, el temple, la medida y la suavidad con que lo trató Talavante, que le dio todas las ventajas desde que se puso a torearlo directamente con la mano izquierda, sin tanteos ni probaturas.

Desde ahí la faena fue creciendo en intensidad, con el toro yendo también a más ante tan buen trato, aunque a partir del tercer muletazo de cada serie ya no siguió los pases hasta el final.

El torero de Badajoz se asentó relajadamente en la arena y lo llevó siempre con el trazo más largo posible con las dos manos y ligándole los muletazos con intensidad y mando. Pero pagó caro las consecuencias de alargar el trasteo, porque el toro, demasiado apurado, no le facilitó las cosas en la suerte suprema y él perdió así el trofeo que le hubiera facilitado la salida a hombros.

En el turno anterior el extremeño ya le había cortado una oreja a un astado flojo de riñones y con tendencia a rajarse, pero al que convenció con pulso y mimo para que se mantuviera en la pelea.

Tras abrir el trasteo en los medios con una apuradísima y enervante arrucina por la espalda y con las dos rodillas en tierra, Talavante lo acabó cerrando también de hinojos en los terrenos de sol para pasear finalmente el trofeo a pesar de lo defectuoso de la estocada.

También hubo una oreja, aunque el público quiso que fueran dos, para Alberto López Simón, sólo que de menos peso específico que la concedida a su compañero de terna.

El amable público pamplonés le premió así por la faena al desrazado tercer toro, al que el madrileño nunca exigió y con el que abundó en efectismos. Y el presidente acertó luego a mantener la exigencia de una plaza de primera al no atender la petición de otro trofeo en el sexto, porque si al de Jandilla le faltó clase, a López Simón le faltó temple y reposo en su dilatado esfuerzo.

El dúo de toros más destartalado y de peor juego de la corrida le correspondió en desgracia a Diego Urdiales, porque fueron dos ejemplares a la defensiva y sin recorrido a los que el riojano intentó sacar un imposible partido con buen oficio y ofreciéndoles unas ventajas que no agradecieron.

PACO AGUADO / AGENCIA EFE

No hay comentarios

Dejar respuesta