Una gran tarde, indulto incluido, en el homenaje a Victorino en Illescas

0
3803

Una gran tarde de toros tuvo lugar hoy en la localidad toledana de Illescas, en la ya tradicional “Corrida Total”, y que sirvió como homenaje póstumo al ganadero Victorino Martín, con una de sus reses indultada a cargo de Pepe Moral, que salió a hombros junto a Emilio de Justo, que desorejó al cuarto.

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de Victorino Martín, con divisa negra por el reciente fallecimiento del ganadero. Muy bien presentados. Primero encastado aunque algo rebrincado; bueno por el izquierdo, el segundo; tercero noble; cuarto encastado; el quinto, de nombre “Jarretero”, número 32, de calidad exquisita por el izquierdo, fue indultado. El sexto resultó más deslucido.

Emilio de Justo, ovación y dos orejas tras aviso.

Pepe Moral, dos orejas, y dos orejas y rabo simbólicos.

Martín Escudero, oreja y silencio tras aviso.

En cuadrillas, muy buen nivel de toda la infantería de los tres espadas.

Al finalizar el paseíllo, se guardó un minuto de silencio en memoria de Victorino Martín, y a continuación sonó el himno nacional.

La plaza registró tres cuartos de entrada.

EL MEJOR TRIBUTO POSIBLE

Victorino Martín, padre, siempre tuvo claro que una corrida de toros era una celebración de la bravura. Y si no podía ser de la bravura, al menos de la casta, que es algo así como la hermana pobre. En su búsqueda anduvo toda su vida, encontrándola en numerosas ocasiones.

Y su hijo sigue, por suerte, la misma filosofía vital y taurina; también con éxito frecuentemente, como demuestra -entre muchos otros- el éxito que tuvo la primera edición de la bautizada como “Corrida Total” celebrada el año pasado en el magnífico coso de Illescas, y que se ha repetido en esta segunda edición, con el cuerpo todavía cortado por el reciente fallecimiento del patriarca.

Y quisieron los toros honrar a su criador, ofreciendo una corrida llena de matices, en la que el interés constante fue en todo momento el hilo conductor del festejo.

El lote de la corrida se lo llevó un Pepe Moral que apenas ha visto un pitón tras triunfar en Sevilla a comienzos de temporada. Así está el toreo.

Su primero tuvo una calidad que pedía delicadeza, lo cual no siempre acertó a darle el torero sevillano en el primer tramo de faena. Sin embargo las tornas cambiaron; Moral tomó aire para echársela despacio por el izquierdo; la faena rompió para adelante y algunos naturales surgieron lentos y largos por abajo. Mató a la primera y un generoso público le pidió las dos orejas.

Pero la traca llegó en el quinto, que recibió dos buenos puyazos empujando con fijeza. Cuando salió del peto ya se vio la sensacional cadencia y calidad de sus embestidas.

Comenzó Moral faena por el buen pitón derecho, lado por el que no llegó a acoplarse del todo. Pero es que cuando se echó la muleta a la zurda y pegó el primer natural el toro se fue casi fuera de la plaza, y Victorino se llevó las manos a la cabeza previendo lo que podría pasar y finalmente pasó.

El de Los Palacios lo llevó más despacio que a cámara lenta, dejándosela (la muleta) muerta en el hocico y tirando a menos uno por hora largo por abajo, sin brusquedad alguna. Naturales monumentales que parecieron caricias. La petición de indulto, en jornada tan emotiva para esta ganadería, empezó a tomar cuerpo y Victorino dio su “Sí quiero”.

Emilio de Justo destacó en sus dos muy entonados recibos a la verónica, echando la pierna adelante en todo momento. El de Victorino tuvo muy buen embroque pero salía de la suerte pegando un tornillazo que deslucida el conjunto, si bien tampoco su matador ofreció demasiadas sutilezas a la hora de manejar la muleta.

Otro toma y daca fue el trasteo del cuarto, que lo volteó al inicio y al final de la faena. De Justo alternó series por los dos pitones logrando mayor y mejor acople por el derecho. La emoción que sobrevoló en todo momento la faena, rematada con media tendida arriba dio, el empujón para conceder el doble trofeo.

Martín Escudero derrochó firmeza y un aplomo a prueba de embestidas inciertas. Hubo gusto tanto en el toreo fundamental como en los garbosos remates por abajo finales en el tercero, un ejemplar encastado pero noble y relativamente templado.

El que cerró plaza fue el menos lucido por falta de humillación y salir distraído, lo cual no impidió que Martín Escudero remontase el vuelo jugándosela. Perdió la puerta grande por dejar una estocada que hizo guardia escandalosamente.

Agencia EFE

No hay comentarios

Dejar respuesta