Triunfo de Castella y López Simón en Segovia ante una buena corrida de Loreto Charro

0
496
LORETO CHARRO SANTOS | Sebastián Castella – López Simón – Michelito Lagravere


Plaza de toros de Segovia, 29 de junio de 2017. Segunda de Feria. Media entrada en tarde de frío invernal. Seis toros de Loreto Charro, de correcta de presentación y buen juego en general.

Sebastián Castella (ovación y dos oreja)

López Simón (oreja y dos orejas)

Michelito Lagravere (silencio y oreja)

 

Con un frio casi invernal en puertas de recibir al mes de Julio, se celebró el segundo festejo celebrado en Segovia este 29 de junio de 2017, con más de media plaza se han lidiado toros de Loreto Charro de Llen de buen juego en general.

Los mejores pasajes de la tarde vinieron de la mano del francés Sebastián Castella, que cortó dos orejas del cuarto toro, junto a un Alberto López Simón que tras una faena llena de paciencia acompaño al francés a hombros tras cortar las dos orejas a un extraordinario quinto toro que fue premiado con la vuelta al ruedo, mientras que el torero mexicano Michelito Lagravere consiguió la oreja del sexto toro tras una faena de tesón.

Saltó al ruedo el primero de la tarde para Sebastián Castella, y recibió el torero con un buen ramillete de verónicas que remata con una preciosa media tan suave como cadenciosa. Cumplió el animal en varas. Ya con la muleta el torero francés comenzó con muletazos a pies juntos pero el aire fue el gran inconveniente como la mayor parte de la tarde. Con la izquierda alcanza los mejores muletazos de la faena, muy templados ante un animal que se apagó muy pronto. Mató de una estocada casi entera.

Con el cuarto la cosa cambió mucho. Es recibido por el diestro galo a pies juntos, cosa que parece no importarle pese al vendaval que soplaba en ese preciso momento. Sebastián lo cuida en el caballo y tras una buena labor con los palos por parte de Raphael Viotti junto a Vicente Herrera, y la buena lidia de José Chacón, rápidamente comienza por estatuarios con un magnifico y templado muletazo de remate que hacen calentar rápidamente al público segoviano. El animal posee ese fondo de raza que le hace repetir en sus embestidas. Con una faena marca de la casa, siempre dejando la muleta en la cara y muy tapada, y los pies asentados consigue sacar muletazos por abajo llenos de emoción. Faena de valor, finalmente tras un arrimón con los pitones en el estómago, mata de una gran estocada cortando las dos orejas del toro.

FOTOS: Andrés Gete Sanz

El torero de Barajas, Alberto López Simón llegaba a Segovia prácticamente directo desde el avión tras su compromiso en la Feria de Chota (Perú). Saltó el segundo de la tarde que recibe con un largo saludo por verónicas hasta la misma boca de riego. Con un punto de mansedumbre comienza el torero agarrado a las mismas tablas, consigue buenos muletazos a base de tener paciencia con el animal y siempre frente a un viento que dificulta en gran medida. Termina metiéndose encima del toro para finalmente acabar cortando una oreja.

Con el segundo de su lote, saltó al ruedo Reservado nº 38. Gran colaborador tuvo el torero de Barajas que tras recibirle con el capote a pies juntos, el animal sufre una voltereta que acaba acusando ligeramente durante la lidia. Al toro desde los primeros momentos de faena, se le aprecia buen son en la embestida, donde Alberto comienza sin molestarle en muletazos de tanteo. Instrumenta tandas muy templadas y ligadas con la mano izquierda, ante un toro tan noble como repetidor. A pesar de la fuerza, los mejores muletazos llegan con la izquierda, casi ralentizando al animal, suave todo, como común denominador, y siempre con la virtud de llevarlo tan largo como metido en la muleta. Con los molinetes finales calientan al público de Segovia y tras una estocada a cámara lenta tirándose encima del animal es concedido las dos orejas y vuelta al ruedo para el toro.

FOTOS: Andrés Gete Sanz

Llegaba el mexicano Michelito Lagravere, sorteó un primer toro al que recibió con buen aire capotero a pesar de las fuertes ráfagas de viento que soplaban en ese momento. Ya con la franela comienza con buenos muletazos por ambos pitones pero siempre condicionado por el aire, lo que hace deslucir una faena llena de entrega y ganas de agradar del torero mexicano y con una muleta que más bien parece la vela de un barco la labor frente al animal se hace complicada. Se apago pronto este primer toro, siendo silenciada la faena.

Con el sexto animal, Michelito recibe al toro, que dificulta los lances de recibo echando las manos por delante. Con una labor frente a un animal con transmisión en las primeras embestidas, consigue sacar tandas poderosas por abajo, donde aun faltando al torero un punto de poso y asentamiento en la faena, está llena de voluntad por querer agradar al público segoviano y poder acompañar a sus compañeros a hombros. Hace un gran esfuerzo el torero que finalmente tras un pinchazo y entera logra cortar una oreja.

FOTOS: Andrés Gete Sanz

No hay comentarios

Dejar respuesta