Pienso que simplemente, “una feria más”, pues aunque ha habido cosas a destacar, no creo que podamos considerarla muy sobresaliente, en algún aspecto, con relación a ferias pasadas.

Por lo que se refiere a la asistencia de público  a la plaza creemos que ha sido de buena para arriba, pues varios días se puso el cartel de “no hay billetes”, otros el de “lleno” y casi siempre hubo más de dos tercios de plaza. El comportamiento del público estuvo como siempre desde hace años. En general bien, pero hay un grupúsculo que va a los toros a reventar faenas según  quien sea el torero. Si no es de su agrado se dedican a pitarle cuanto no queda cruzado, pero si es de los consentidos puede quedare en la cola del toro que no le pitan. Ya no hemos acostumbrado a convivir con ese  grupúsculo, que lo único que hace es desprestigiar la primera plaza del mundo. Allá ellos.

El ganado, pues como todos los años. Demasiados toros con demasiado peso. Algunos pesaron más de 600 Kgs., lo cual es una barbaridad; otros muchos superaron los 550,  que sigue siendo barbaridad;  muchos superaron los 530 Kgs., límite superior que no debería sobrepasarse, a nuestro entender. Incluso en novilladas hubo varios novillos por encima de los 520 kilos.

Además del exceso de peso, hubo  toros con caras que no cabían en la muleta lo que dificulta el buen toreo. En resumen, muchos toros fuera de tipo, y un toro fuera de tipo es excepcional que embista para hacer el toreo que hoy se demanda.

En lo positivo destaquemos el toro de Victoriano del Rio de la gran faena de Manzanares, el de Alcurrucén al que  David Mora cortó dos orejas,  uno de Buenavista, uno de Miura, que toreo Rafalillo y poco más…

Los toreros han estado, en general, bien, aunque a algunos se les fueron toros  con las orejas puestas..

Entre los novilleros creo justo destacar a Álvaro Lorenzo y Luis David Adame.

Entre los mayores hay que destacar la faena de Manzanares que ha hecho historia, la actuación de Ureña y la de David Mora sobre todas las demás. Nuestra enhorabuena a los tres.

De forma especial a David Mora por haber sido capaz de superar el infierno que ha pasado y triunfar.

Nuestra felicitación también a Paco Ureña con un “pero”. Debió salir cada día, especialmente el primero, con tres orejas  y si no lo hizo fue porque solo se tiró a matar de verdad tras fallar el primer intento. ¿Por qué no se tiró de verdad la primera vez? Ha dejado pasar la ocasión de salir de Madrid en gran figura, y eso no puede ser con todo lo que lleva luchado. Lo lamentará.

Alberto López Simón, bien en lo suyo, que es quedarse muy quieto y dejársela en la cara, en toros en que los demás no son capaces de hacerlo, por eso le embisten, corta orejas y seguirá cortando.

Andrés Roca Rey no tuvo toros apropiados para el triunfo grande. Corto dos orejas pero más épicas que estéticas. Le enganchan mucho la muleta, aspecto que debe corregir ya.

Para mi estuvieron a altísimo nivel Talavante y el Juli, hoy por hoy las cumbre del Toreo.

Rafalillo estuvo muy bien con un Miura que era de dos orejas, pero una vez más, y no sé cuantas van, por la espada perdió el trofeo. Pero la culpa no es  de la espada, como se suele decir, la culpa es de quien la maneja. ¡Maestro Rafalillo Vd. no puede fallar tanto con la espada! ¡Usted sabe  que se suele fallar con la espada cuando uno no se tira de verdad!

En el capítulo de banderilleros hay tantos destacados que no nombraremos a ninguno. El plantel de este estamento es inmejorable.

Finalmente destacar y agradecer la asistencia, muchas tardes, de su Majestad el rey emérito don Juan Carlos I y su hija la infanta Dª Elena. Algunos toreros se consideran republicanos y por eso no le brindan, lo cual me parece una estupidez, pues republicano o monárquico si se es bien nacido hay que agradecerle su apoyo constante  a la Fiesta.

Rafael Comino Delgado

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.