Tarde sin espadas en el día de San Isidro

0
2460

El cuarto toro de Montalvo tuvo movilidad y transmisión y Curro Díaz lo lució en la distancia. La faena se desarrolló al natural, aprovechando el buen pitón izquierdo del toro. Sin embargo, la espada cayó baja. Tampoco estuvo acertado con el acero Paco Ureña y la tarde se completó con sendos silencios. Sólo hubo división de opiniones en la faena a Escandaloso. Corniapretado, negro salpicado y rabicorto, humilló y se desplazó por el pitón izquierdo con mucho motor.

La ficha del día del Patrón

Plaza de toros de las Ventas (Madrid)  Quinta de feria. Lleno. Toros de Montalvo ,de juego desigual

Curro Díaz, de celeste y oro. silencio y división de opiniones

Paco Ureña, de azul pavo y oro.  silencio y silencio

López Simón, de tabaco y oro. silencio y silencio

Asistieron el Rey emérito y la Infanta Elena en una barrera de Preferente.

PARTE FACULTATIVO DE MANUEL MUÑOZ “LEBRIJA”

“Herida por asta de toro en tercio medio de cara posterior de muslo izquierdo de 20 cm. alcanzando el fémur, contusiona nervio ciático y causa destrozos en los músculos isquiotibiales. Intervenido bajo anestesia general, se le traslada a la Clínica San Francisco de Asís a cargo de la Fraternidad. Pronóstico: Grave. Firmado: Dr. García Padrós”.

Curro Díaz lo vio pronto y en el inicio, con sello propio, enseguida comenzó a torear en redondo. Le enganchó la muleta en la segunda serie entre las rayas, y en la tercera se fue a los medios para citar en la distancia. El toro se vino al galope, respondiendo casi sin toque. Fue bravo y hubo algún desarme, entre las series de figura relajada. La faena iba por buen camino hasta que la estocada terminó de poner en contra a un sector del público. El toro se tragó la muerte y ante la presencia del puntillero se levantó hasta en dos ocasiones entre los aplausos del público. Fue ovacionado en el arrastre y la plaza se dividió para valorar la actuación de Curro Díaz. Con el primero también hubo un inicio de muleta a destacar y un saludo capotero por verónicas. En banderillas alcanzó a Lebrija y lo hirió de gravedad. Este toro fue protestado desde el primer tercio por blando y así el público nunca llegó a mostrarse dispuesto a ver faena. 

Paco Ureña vivió un momento angustioso cuando fue arrollado contra las tablas por el quinto de la tarde. Tardó en recuperarse tras el duro golpe y se libró de la cornada al quedarse justo entre los pitones. Volvió a la faena ya con la muleta y comenzó su labor por estatuarios en los que, de nuevo, se le vino cruzado el toro en el tercero, pero permaneció inmóvil. El toro que apuntó mejor condición, se vino abajo poco después y la estocada le hizo guardia. Como también le ocurrió con el segundo, que tampoco contó con demasiadas fuerzas y no gustó al público.

López Simón desarrolló faena al tercero, que tuvo calidad, pero la labor no conectó con los tendidos. Fue más uniforme el sexto que embistió muy desigual y con el cual no pudo lograr la continuidad necesaria.

No hay comentarios

Dejar respuesta