Los toros pertenecían a la ganadería salmantina de Carmen Lorenzo, muy buenos para el rejoneo y el cuarto toro fue aplaudido en el arrastre. Tuvo presencia en el callejón el gran rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza

Llegó la corrida de rejones que tanto gusta en Ledesma y que, además, sirve como último festejo de la Feria Taurina. Comenzó en una tarde fría y con lluvia, desapetecible, pero los aficionados aguantaron en sus asientos disfrutando de los rejoneadores.

Primero fue el turno para Sergio Galán, que en su primer toro consiguió cortarle una oreja y a su segundo, dos orejas. Le siguió Lea Vicens, que a su primer toro fue silenciada pero en su segundo tras su raza y espectáculo con sus caballos, consiguió una oreja. Por último, Guillermo Hermoso de Mendoza era el rejoneador esperado por muchos asistentes, el cual no defraudó a sus aficionados con el gran manejo de caballos y cortó una oreja a cada toro de su lote.

Los toros pertenecían a la ganadería salmantina de Carmen Lorenzo, muy buenos para el rejoneo y el cuarto toro fue aplaudido en el arrastre. Tuvo presencia en el callejón el gran rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, padre del joven Guillermo.

Media plaza en una tarde fría y lluvia en intervalos de la tarde, pero en el último toro, cayó una buena tromba de agua.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.