Colombo puntúa también en Nimes a menos de un mes de su alternativa en Zaragoza

 Jesús Enrique Colombo ha sido el primer torero de la feria en cortar una oreja. Estuvo muy por encima de su segundo novillo. Un ejemplar de José Cruz muy tardo. El torero le dio buenas tandas sobre el pitón izquierdo y acabó muy cerca del toro lo que transmitió emoción. Mató de una gran estocada y cortó la primera oreja de la feria.
Con el primer novillo de la tarde ya se había lucido el venezolano. Su primer novillo tuvo buenas intenciones pero fue flojo. El novillero ligó los muletazos muy relajado, sobre todo por el pitón derecho, con tandas vibrantes. Perdió el triunfo con la espada.

Jorge Isiegas también estuvo muy entregado toda la tarde. Recibió su primer novillo con dos largas afaroladas. El novillo tuvo menos recorrido que sus hermanos y tampoco estuvo sobrado de clase. Pero Isiegas le puso entrega y valor a la faena. Sin el mal uso de la espada hubiera podido cortar una oreja.
Su segundo toro fue muy complicado. Protestó mucho y se quedaba corto. El torero toreó con sinceridad y con mucho aguante en el final. Estuvo por encima del animal en una faena de lucha constante. Mató de un pinchazo y una media.

Tibo García no tuvo suerte con su primer novillo que tenía un problema en el ojo. Al animal le costaba ver bien y la lidia tuvo que ser condicionada por resta condición. Pero Tibo estuvo muy bien, enseñando al animal a embestir y pudo lucirse con dos tandas profundas por el lado derecho. A la hora de matar el animal no ayudó al torero que pinchó. 
Su segundo fue un buen novillo de José Cruz, con nobleza y movilidad. El principio de faena fue muy profundo y con muletazos vibrantes. La pena fue que el novillo se apagara muy pronto. Todo se vino abajo y aún más cuando el novillero mató de unos cuantos pinchazos.

Ficha del festejo:
Coliseo de Nimes (Francia). Un tercio de entrada. Novillos José Cruz

Jesús Enrique Colombo, palmas tras aviso y oreja tras dos avisos;
Jorge Isiegas, que sustituía a Adrien Salenc, ovación y silencio;
Tibo García, silencio y silencio tras dos avisos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here