Multitudinaria presentación de la cuadra de caballos de Andrés Romero

0
1278

La Plaza de Las Monjas en Huelva acogió la presentación previa a las Colombinas

Fue anunciar su nombre y una cerrada y prolongada ovación le arropó mientras aparecía entre el pasillo dispuesto como escenario. Con una gran sonrisa que denotaba “gratitud a la gente de mi tierra y satisfacción por comprobar cuánta afición hay por los toros. Andrés Romero comenzaba así el acto de presentación de su cuadra de caballos como acto promocional de la Feria Taurina de Colombinas. Una iniciativa que colmó con mucho sus expectativas porque la Plaza de las Monjas colgó el cartel de no hay billetes”.

El ambiente fue excepcional. Se nota que Huelva se ha acostumbrado ya a esta cita de cada año en las víspera de su feria taurina. Se ha convertido en un acontecimiento esperado, en un prólogo que la gente espera y disfruta de verdad. La Plaza de las Monjas, el centro de Huelva, el corazón de la ciudad, lleno de toreo. En este caso, de rejoneo. Y cientos de personas acudieron a la llamada de la Plaza de Toros La Merced y del propio Andrés Romero. Y asistieron con entusiasmo a la presentación uno a uno de la decena de caballos que el jinete se trajo desde La Corchuela. Impactaba ver el camión-tráiler plantado y llenando tanta escena de uno de los escenarios principales de la vida onubense como la Plaza de las Monjas. Se trajo Andrés, sobre todo, a los caballos que forman parte del montón de novedades que se van incorporando a su cuadra.“Es de las cosas que más ilusiona a un rejoneador: ir dando forma a tu cuadra con potros jóvenes que, en la mayoría de los casos, has hecho o estás haciendo tú mismo. Quería que Huelva se vaya quedando con sus nombres. Los hay que no van a tardar en dar que hablar…”, advirtió el jinete de Escacena del Campo.

Y por el pasillo dispuesto fueron desfilando caballos clásicos de la cuadra romerista como Conquistador, Cheke, Bavieca y Carbón. También otros que, aun en poco tiempo, se han hecho con una presencia muy notable, como Odiel. Y, sobre todo, un puñado de caballos nuevos ante los que se le enciende la mirada a su torero. Kabul, Sol, Arquitecto y Flamenco. Cada uno, llamado por su nombre y descrito por sus características. Explicado por aquello que hacen en la plaza y que, por tanto, aportan a Romero. Cada uno con una historia detrás y todo el futuro por delante. En estos momentos tengo unos diecisiete caballos toreando y más de sesenta en el campo, contando con los potros más nuevos que todavía tienen apenas dos años”, señaló Andrés. En su intervención ante el público, el rejoneador se refirió a cómo es el trabajo y la vida con estos animales, a la importancia que tienen en su vida, a cuánto les debe y cuánto les da… En definitiva, habló con pasión “de mi segunda familia porque paso más tiempo con ellos que con gran parte de mi familia”.

El encuentro terminó con Andrés Romero emplazando al público al 7 de agosto, entonces ya en la Plaza de Toros La Merced y en una nueva cita en Colombinas. Una feria que, otra vez, se echó a la calle para hacerla suya y que se encontró, como apenas dos días antes, que era la gente de la calle la que hacía suya la feria incluso desde sus vísperas.

No hay comentarios

Dejar respuesta