Se llama Miguel de Pablo nació hace 25 años en el pueblo taurino y ganadero por excelencia de la Comunidad de Madrid: Colmenar Viejo.

Ya desde niño sintió el calor de la afición taurina de su familia y después de pasar por la Escuela Taurina de Colmenar Viejo, para más tarde continuar en la Escuela Taurina Marcial Lalanda de Madrid.

Este próximo domingo día 11 de febrero uno de las fechas más importantes para su carrera, tanto por el comienzo de temporada en poder conseguir ese triunfo en una feria que arranca el calendario taurino en España y donde después del éxito cosechado en el mes de Agosto consiguió desorejar a un precioso y serio toro jabonero de Aurelio Hernando y dejando una grata impresión en la afición.

 

Miguel, ¿Cómo afrontas el compromiso del próximo día 11?

Es un escaparate inmejorable para un torero en mi situación. La primera feria del año, estar anunciado es un orgullo y honor. Esta siendo un invierno muy bonito, mucha preparación física, mental, campo. Tengo muchas expectativas y fe puestas en la corrida de Guadalmena, que saque opciones de triunfo que podamos demostar lo que llevamos dentro y dar la imagen de torero que quiero dar.

Miguel de Pablo en Colmenar Viejo

Sientes esa expectación creada a raíz del triunfo del día 28/08/2017 donde conseguistes desorejar a ese toro jabonero de Aurelio Hernando en Colmenar Viejo?

Si. La tarde de Colmenar fue una tarde muy importante, con una corrida muy seria y donde salia de un bache después de tres años sin vestirme de torero y sin pisar la plaza de mi pueblo. La afronte con mucha ilusión una corrida que siempre es especial tanto por la plaza de mi pueblo Colmenar como por la ganadería de la tierra.

Le pude cortar las orejas a un toro muy serio y cuajado que permitió opciones de triunfo, donde he notado que ha tenido bastante repercusión en el aficionado de Madrid lo que me ha permitido entrar en la feria de Valdemorillo, que espero refrendar con otro triunfo y refrendar la pauta de torero que quiero seguir. Ojala que el día 11 haya un antes y un después como lo hubo en año pasado en Colmenar Viejo.

Jesús Pérez “El Madrileño” Es una de las mejores cosas que me han pasado en mi carrera. Antes de la relación profesional me une una amistad increible, es como un hermano mayor, me quiere y entiende tanto como persona y torero.

Sabemos que está difícil entrar en ferias y carteles a lo largo de la temporada, donde los contratos para toreros nuevos hay que ganarlos día a día y con todo ello hay que ratificarlo cada tarde. ¿Qué esperas a partir del domingo en la tarde de Valdemorillo?

Lo primero que pienso es en el festejo de Valdemorillo, en la corrida de Guadalmena, que haya toros con posibilidades, me permita expresar mi toreo y que se puedan abrir más puertas como pueda ser Madrid y otras plazas. Ojalá con ello pueda seguir triunfando y me permita colocarme en el sitio que estoy buscando y luchando desde niño. Ahora como matador de toros después del tiempo parado me ha permitido adquirir una madurez, tiempo a pensar en lo que quiero con todas las ilusiones y esperanzas puestas en ese día.

Jesús Pérez “El Madrileño”

Compartes más o menos apoderado con otro novillero con gran proyección como es el madrileño Diego Fernández. Como es el día a día con un profesional que conoce bien la profesión como Jesús Pérez “El Madrileño” ¿qué te aporta como torero, como amigo, que consejos te da…?

Es una de las mejores cosas que me han pasado en mi carrera. Antes de la relación profesional me une una amistad increible, es como un hermano mayor, me quiere y entiende tanto como persona y torero. Sabe hablar perfectamente a los toreros.

Ha sido un grandioso torero en su época, me he fijado mucho en sus formas y concepto. Ahora que le tengo a mi lado intento aprender y adquirir todo su conocimiento y es un orgullo que una persona como Jesús esté al lado de mi carrera. Me siento “protegido” y ojalá pueda durar toda la vida.

…Ojala que el día 11 haya un antes y un después como lo hubo en año pasado en Colmenar Viejo.

Has pasado algún tiempo en América, gozando de buen ambiente incluso con buen cartel en “La México”. ¿Influyó en el toreo de Miguel de Pablo ese paso por tierras americanas?

México me sirvió mucho como poso para mi toreo, coger ritmo y temple a los toros. Allí se torea mucho más despacio, el encaste mexicano es totalmente diferente a España. He toreado toros muy agusto en México casi al ralentí, como de salón…

Me ha permitido coger ese acople a los toros, el torear despacio, ese valor para poder enganchar a los toros y llevarlos muy despacio y marcar el ritmo que tu quieres que vaya. Aprendí mucho.

¿Esperas volver a hacer campaña americana o todavía es pronto para anticiparse a futuros compromisos?

Todo depende de Valdemorillo. No hay nada previsto para América en este momento. Me gustaría ir como matador de toros y hacer campaña americana. Es un país que tengo mucho cariño y respeto y muy ilusionado que pueda surgir esos compromisos para que pueda seguir creciendo como torero y me permita crecer como torero.

¿…Y después de la tarde de Valdemorillo..?

Lo que espero es que después de esa tarde puedan haber más contratos. Al día siguiente no pare de sonar el teléfono, una futura confirmación en Madrid, que puedan seguir sumando festejos y que no sea un torero que no pare, sin techo. Que me permita ser el torero que quiero ser y poder ocupar el sitio que quiero ocupar en el mundo del toro.

Ojalá que después de Valdemorillo haya noticias que hemos cerrado varios festejos más. Eso será un gran triunfo.

Mucha Suerte…!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.