Una de las características más destacadas del mundo del toro es el gran respeto  que existe en general;   hacia los profesionales, de ellos entre sí, hacia la afición y sobre todo  hacia el toro. No conozco a nadie que  ame y respete más al toro que los profesionales del toreo en general.

Nosotros pensamos que efectivamente así debe ser. El toro merece el máximo respeto por parte de todo aquel  que de verdad  se sienta taurino. Y  en la plaza a  nadie se debe respetar más que  al toro,  naturalmente  cada uno en su puesto, por la simple, elemental   e inapelable   razón de que es   pilar  fundamental en la fiesta, y porque todos vamos  a la plaza porque queremos mientras que al toro se le lleva obligado.

Sin embargo, circula por la redes sociales un video en que se observa como un caballo, del rejoneador don   Pablo Hermoso de Mendoza, se va hacia el toro, cuando ya está moribundo, con  el rejón   de muerte clavado y  el caballero  pide  a tierra, y le muerde.

 Pero esto no es nuevo,  pues hace muchos años  lo había  visto en actuaciones  del  mencionado rejoneador;  y después  algún otro compañero  tuvo el mal gusto de  copiárselo.

Este hecho nos parece lamentable, una falta de respeto hacia el toro, por parte de su matador, absolutamente intolerable. Parece mentira que un  señor que es torero, a caballo, pero torero, llegue a tan irrespetuosa actitud.

No me parecería bien hacerlo en ningún momento de la lidia, porque el caballo no está para atacar al toro, está para esquivar las embestidas  guiado por su jinete , pero en todo caso si lo hiciera cuando el toro acaba de salir de toriles podríamos  pensar,  bueno al menos arriesga mucho, pero hacerlo con el animal moribundo me parece  abominable, y mucho más en una gran  figura del rejoneo.

Sinceramente, creemos que don Pablo Hermoso de Mendoza, con  enseñar  al caballo  a morder al toro cuando ya está prácticamente muerto, o permitir que el caballo lo haga, comete un  enorme error, impropio de cualquier profesional que se precie, y en general de cualquier taurino.

Naturalmente aquellos que aplaudan esta acción  jamás podrán decir que son taurinos;  no entienden una sola palabra de lo que es y significa el toro y la Tauromaquia.

El Sr. Hermoso de Mendoza es libre de hacer lo que le plazca, pero debería borrar para siempre  la mencionada acción de su repertorio pues, al menos, ante mí le desprestigia, y mucho.

Rafael Comino Delgado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here