José María Manzanares abrió con contundencia la puerta grande de la plaza de toros de Santander tras un faenón lleno de arte y calidad y un espadazo en la suerte de recibir, en una tarde en la que dio la alternativa al joven Alejandro Marcos.

PLAZA DE TOROS DE SANTANDER. Tercera de Feria. Lleno.

Toros de Olga Jiménez (1º y 4º), Hermanos García Jiménez (2º, 3º y 5º) y Peña de Francia (6º), de variada presencia y juego..

JOSÉ MARÍA MANZANARES, de burdeos y oro. Silencio y Dos Orejas

ALEJANDRO TALAVANTE, de lila y oro. Estocada y dos descabellos. Oreja y Silencio

ALEJANDRO MARCOS, de purísima y oro. Silencio y Dos Orejas

Fue al cuarto toro. Lo lidió con gusto, torería y temple. El animal de García Jiménez tomaba la muleta de Manzanares por abajo cuando el diestro lo toreó con la derecha. Sonaba la música mientras administraba los tiempos con eficacia. El torero advirtió que por el lado izquierdo al animal le costaba más empujar. Y lo ayudó él, le puso la tela con franqueza. Surgió el toreo natural más puro que fue rematado con larguísimos pases de pecho. Vuelta a la derecha. Series de cuatro y cinco muletazos. Todos enroscados. A más. Y qué mano izquierda, qué profunda, qué sentida, qué torera… El toro acabó rajado ante las manos de seda del torero. Espadazo recibiendo y dos orejas. Otra puerta grande.

Con su primer toro no tuvo opciones. Toda la gracia la puso el matador. Elegante y encajado el inicio muletero. Sabor añejo antes de salir a lo medios. El animal humillaba pero cambiaba de marcha y se paraba en el embroque, desluciendo el muletazo. Manzanares se lo pidió todo por abajo con la derecha. Al natural, sacó aún más ese defecto. El diestro tiró de él e intentó taparlo a base de oficio, y tragando con el peligro que generaba el animal a la altura de los tobillos. Firmeza y poso. Definitivamente echó el freno conforme avanzaba la lidia. Belleza y empaque, todo lo puso el torero, que dejó una estocada entera en segunda instancia. Fulminante. Gran ovación.

Oreja para Talavante

Recibió a la verónica y por chicuelines a su primer toro, gran quite por saltilleras y gaoneras. Inició la faena por estatuarios, para empezar a torear con la mano izquierda, grandes tandas por ambos pitones, escalofriante fué el toreo de cercanías de Alejandro, finalizó con unas bernandinas, mató de estocada y descabello. Con su segundo, destacar lo templado que toreó con la mano izquierda, los remates de bella factura, finalizó con unas manoletinas, perdió las orejas tras el fallo con la espada.

Alejandro Marcos falla con la espada la faena de su alternativa

Salió abriendo la puerta de los sueños para Alejandro Marcos  que tomo la alternativa con un  toro de Olga Jiménez con el número 77. Negro de pelo y con 503 kilos y  de nombre ‘Esaborío’ que brindó a su madre “por haberme dado la vida”.  se vio a un torero de gran proyección con el que Salamanca puede recuperar la gloria del torero, toreo templado y reposado el del nuevo matador.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.